Trucos para comer en verano y ¡no engordar!

Cómo hacer frente a los excesos estivales

Lidia Nieto

Trucos para comer en verano y ¡disfrutar a tope!

Muchas personas ven el verano como una etapa en la que inevitablemente se engorda, pero no es del todo cierto. Comer en verano y no engordar es posible si tenemos en cuenta una serie de pautas que, no solo nos permitirán cuidar nuestra dieta, sino que nos ayudarán a evitar esa sensación de pesadez tras una comida en la playa. 

Comer en verano y no engordar en posible

+ Fruta, tu mejor aliado. En verano solemos comer cosas menos pesadas y nos decantamos más por los alimentos más ligeros y llenos de agua. ¿Qué tal si sustituyes las patatas fritas de media mañana por un kiwi amararillo o por una manzana? Los dietistas y endocrinos aconsejan consumir 4 o 5 piezas del fruta al día y recuerdan, que algunas, como la paraguaya, contienen azúcares que después hay que eliminar con ejercicio físico. 

+ Ensaladas, ¡que no falte! La lechuga, los cánonigos o las espinacas verdes crudas son ideales para matar el hambre en el momento de la comida y/o de la cena, pero... ¡cuidado! Si a estas le echas queso de cabra, le añades frutos secos con sal o las rocías con salsas tipo césar, ¡de nada serviría! Sustituye estos ingredientes por algo más ligero como unos tomates, atún o aceite de oliva virgen especial para ensaladas. 

+ Escucha a tu estómago. Muchas veces pasamos por un chiringuito y decimos "¡qué hambre!", pero no es un hambre real es más bien un "me apetece"  o "tengo capricho". Por eso te recomendamos que analices si es un hambre físico o más bien un hambre psicológico y, también, te aconsejamos que te hidratas. En verano, por el calor, algunas personas equivocan la sed con el hambre. Prueba a beber un vaso de agua y ver si se sacia así tu hambre. Si es que no, tómate un tentempié ligero, ¿qué tal algo de fruta? ¿o frutos secos crudos y sin sal? ¿algo de queso de burgos? ¿zumo de tomate? ¡Opciones hay muchas y variadas! 

+ No te saltes ninguna comida. Aunque hayas picado algo a media mañana o por la tarde, te recomendamos que no te saltes la comida o la cena, pero sí que adaptes lo que vayas a comer según lo que hayas tomado como aperitivo. Saltarte una comida lo único que puede hacerte es provocarte más hambre a las pocas horas y que cometas un atracón. 

+ Haz ejercicio. Aprovecha que tienes más tiempo libre para andar por la playa, practicar algo de aquagym en la piscina o realizar algún deporte que te permita disfrutar de tu tiempo libre, ¿te lanzas a montar en bici, jugar al pádel, correr o aficionarte al voley?