La ansiedad en un hijo: cómo ayudar a un niño con ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las consecuencias de la ansiedad se dejan notar en todos los aspectos de la vida y es muy difícil convivir con una persona y su trastorno de ansiedad, sobre todo por esa impotencia de querer ayudar y no saber cómo hacerlo. Esa impotencia puede convertirse en angustia cuando quien sufre la ansiedad es uno de nuestros hijos. Y es importante señalar que la ansiedad de un hijo puede presentarse en cualquiera de las etapas de su vida.

Ayudar a tu hijo con ansiedad en la infancia

Si alguien creía que los trastornos de ansiedad eran exclusivos de los adultos o de que, como mucho, podrían aparecer en la adolescencia, podemos asegurar que no es así. Bebés y niños también pueden sufrir ansiedad y se trata de una situación confusa en la que los padres apenas saben qué hacer para ayudar.

Cualquier problema de ansiedad pasa por ser tratado por un profesional. Generalmente, un niño en edad escolar con ansiedad experimentará una gran mejoría si acude a un psicólogo especializado en trastornos emocionales infantiles. Pero hay muchas cosas que se pueden hacer dentro de la propia familia para evitar o prevenir la ansiedad en niños.

Si el niño pasa su infancia en un entorno tranquilo, donde las discusiones no sean a gritos, donde la familia no se hiera, sino que se demuestre en todo momento su cariño, tiene menos posibilidades de sufrir un trastorno de ansiedad. De igual manera, si los padres aportan al niño seguridad en sí mismo y confianza, se pueden prevenir muchos casos de ansiedad escolar.

Ayudar a tu hijo con ansiedad en la adolescencia

La adolescencia es una de las etapas más complicadas en el desarrollo de una persona. Si nos preocupa la ansiedad en adolescentes es porque se trata de un momento que puede determinar el equilibrio emocional del adulto y que puede decidir la forma que tendrá de afrontar la vida en su vida de adulto. Así pues, hay que estar más que atentas a la ansiedad en adolescentes y dejar de pensar que "son cosas de la edad".

Si ayudar a un niño con ansiedad es algo que podemos hacer en el propio entorno familiar, la ansiedad en adolescentes se nos escapa de las manos y debemos poner a nuestro hijo en manos de un psicólogo. El tratamiento psicológico determinará el origen del problema y tendremos que hacer caso de las pautas de comportamiento que nos indique el especialista. En cualquier caso, si tu hijo adolescente tiene ansiedad, la mejor ayuda es demostrarle que estás a su lado como un apoyo y no como un enemigo.

Ayudar a tu hijo adulto con ansiedad

No por ser adulto van a dejar de preocuparnos nuestros hijos cuando sufren un trastorno de ansiedad. En la actualidad, son muchas las personas que se están viendo obligadas a volver a casa de los padres una vez que ya se habían independizado. Personas que lo han perdido todo o casi todo y que se encuentran en el mejor de los casos con una única opción: volver a casa de sus padres. Los problemas de ansiedad de estas personas que tienen que empezar de nuevo son más que evidentes.

Por eso muchos padres se preguntan qué más pueden hacer para ayudar a ese hijo adulto que además de sus problemas económicos, no puede superar su trastorno de ansiedad. Sin sustituir el tratamiento médico, el papel de los padres en los casos de un hijo adulto con ansiedad ha de ser el de apoyo desde la comprensión, nunca desde el reproche.

Puedes leer más artículos similares a La ansiedad en un hijo: cómo ayudar a un niño con ansiedad, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.