8 claves para dejar de ser un comprador compulsivo

Claves para dejar de comprar por impulso

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El peligro de las compras compulsivas

Tienes demasiadas cosas que no utilizas y sabes que tienes un problema. Además del desgaste económico que supone ser un comprador compulsivo, seguramente también tendrás problemas con tu pareja o con tu familia por tu afición desmedida a las compras. Y el mayor problema lo tienes contigo mismo porque no puedes parar de comprar. Descubre cómo dejar de ser un comprador compulsivo con unos trucos útiles.

Reconocer que eres un comprador compulsivo

Aquí no estamos demonizando las compras ni siquiera en su faceta de ocio, de ir de tiendas para ver lo que encuentras y pasar una tarde estupenda. Pero ser un comprador compulsivo puede ocasionarte problemas graves en tu vida además de los evidentes en el plano económico.

Para solucionar cualquier problema, el primer paso es reconocer que lo tienes. Así que plantéate tu forma de comprar. Si compras cosas que no necesitas ni deseas, si compras por comprar, si gastas más de lo que te puedes permitir, si tus emociones dependen del acto de comprar o si mientes acerca de las compras que haces, puede que seas un comprador compulsivo.

Se puede dejar de ser un comprador compulsivo

Dejar de ser un comprador compulsivo

Se puede dejar de ser un comprador compulsivo. Una vez reconocido el problema, tienes que actuar con pequeñas estrategias diarias que poco a poco trasformarán tus hábitos de compras y la relación que tienes con esta actividad que puede llegar a ser tan destructiva.

Comprar por impulso puede llevarte a una situación complicada porque llega un momento en que comprarás cosas innecesarias que sobrepasan tu presupuesto. Pero no es solo el aspecto económico el que está en peligro. Ser un comprador compulsivo pone en riesgo tu salud emocional porque, ¿qué carencia estás intentando cubrir con esas compras desmedidas?

En contra de la opinión popular, comprar no te hace más feliz. Y las compras compulsivas pueden poner en peligro tus relaciones laborales, sociales, familiares y de pareja. No te arriesgues más y pon en práctica algunos consejos útiles para dejar de ser un comprador compulsivo.

1 Cancela tus tarjetas de crédito. Puedes dejar un solo para emergencias.

2 Paga siempre en efectivo y no lleves mucho dinero encima en tu día a día.

3 Acércate a las tiendas cuando estén cerradas a modo de terapia de exposición. Podrás ver todas las cosas que comprarías y que en este momento no puedes porque están cerradas. Y podrás comprobar que no ocurre nada si no lo compras.

4 Bloquea en tu ordenador todos los portales de compra online.

5 Cuando salgas de compras, haz una lista de lo que necesitas y cíñete a lo que has puesto.

6 Si estás triste, si te sientes mal anímicamente, no salgas a comprar, porque seguirás relacionando las compras con una fuente de bienestar.

7 Es mejor ir acompañado cuando vayas de compras, así podrás frenar un poco tu impulso de comprar cosas innecesarias.

8 Nunca está de más pedir ayuda profesional, no descartes la terapia psicológica para poner freno a las compras compulsivas.

Y tú, ¿crees que eres un comprador compulsivo?