Compradora compulsiva: 10 señales que te delatan

Test para sabes si realmente eres una compradora compulsiva

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Señales de que eres un comprador compulsivo

No falta la teoría de que comprar te hace feliz y seguro que más de una vez has ido de shopping para superar un momento de tristeza. Consumir está bien, que eso es lo que mueve la economía y según tus posibilidades, no tienes que comprar solo lo que necesitas, también puedes comprar por puro placer. Pero ¿qué pasa cuando no puedes parar de comprar? Atención a las señales que delatan que eres una compradora compulsiva porque se avecinan problemas.

El peligro de las compras compulsivas

Puedes ir al centro comercial, puedes entrar a todas las tiendas que encuentres la calle, puedes comprar por Internet, por catálogo o por teléfono. Las posibilidades de adquirir productos, sean los que sean, son infinitas y no deja de ser una tentación. El mismo supermercado es una buena muestra de lo fácil que es traspasar el límite porque, ¿no te ha pasado que has ido a comprar cuatro productos concretos y has salido con el carro lleno?

Ser una compradora compulsiva es un problema porque la mayoría de la gente no puede asumir semejante gasto. El comprador compulsivo compra ropa, compra menaje, compra decoración, compra accesorios, compra cualquier cosa que se le ponga por delante sin pensar si realmente lo necesita o si realmente le hace ilusión tener eso que acaba de comprar.

Las compras compulsivas pueden ser signo de algún trastorno emocional y, en el mejor de los casos, reflejan a una persona que no puede controlar sus impulsos. Pero que no cunda el pánico porque todos hemos salido alguna vez de una tienda con ropa de más y eso no quiere decir que seas una compradora compulsiva. ¿Quieres averiguarlo?

Cómo saber si eres un comprador compulsivo

Señales de que eres una compradora compulsiva

Insistimos en que no solo se trata de necesidad a la hora de comprar. No hay por qué limitarse a lo estrictamente necesario o a lo básico. Ir de comprar también puede ser una actividad gratificante y adquirir productos que no necesitas pero que deseas, sin duda te hará sentir mejor. La diferencia está en si de verdad te lo puedes permitir o no y en el grado de impulsividad a la hora de adquirir esos productos.

Si tienes dudas, estás en peligro. Pero presta atención a las señales que indican que efectivamente eres una compradora compulsiva.

1. A menudo haces compras que no necesitas.

2. Piensas en comprar en muchos momentos del día.

3. Vas de comprar para mejorar tu estado de ánimo.

4. Te sientes frustrado si no puedes comprar lo que querías.

5. Mientes sobre las compras que has hecho.

6. Pagas siempre con tarjeta de crédito.

7. Comprar te deja una mezcla de culpa y felicidad.

8. Evitas algunas responsabilidades diarias por ir de compras.

9. Compras algún producto y lo dejas olvidado en un armario o en un cajón.

10. No eres consciente de la cantidad de dinero que te estás gastando mientras haces la compra.

¿Te preocupa ser una compradora compulsiva? Si quieres saberlo todo sobre la mente y su psicología, te puede interesar otros contenidos como estos de Diario Femenino.