Complejo de Aristóteles: siempre tienes la razón

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Una cosa es estar muy segura de ti misma y tomar tus propias decisiones y otra muy distinta es tratar de imponer tu voluntad a los demás. El complejo de Aristóteles destaca por la prepotencia de las personas que lo sufren. En nuestro diccionario de complejos también tratamos el complejo de Aristóteles.

En qué consiste el complejo de Aristóteles

El complejo de Aristóteles es uno de los complejos psicológicos que se presentan en todas las edades. Se trata de la necesidad de imponer el propio criterio, de llevar la razón a toda costa y se observa tanto en la relación de hijos rebeldes que se enfrentan a sus padres como en adultos que destacan por su prepotencia a la hora de tratar a los demás.

Para entender un poco mejor este curioso complejo de Aristóteles, debemos acudir una vez más a la antigua Grecia. Aristóteles fue un destacado filósofo discípulo del gran Platón. En un momento dado, el alumno creyó que era muy superior a su maestro y empezó a tratar de imponer su razón por encima del experimentado Platón. Aristóteles llegó a creer que los fundamentos de Platón no tenían ningún fundamento.

Estamos ante un complejo difícil de detectar porque lo cierto es que cierto espíritu crítico es necesario. También necesitamos más decisión para defender nuestros puntos de vista y más valentía para atrevernos a romper las convenciones. Y eso no es ningún complejo, sino vivir con una autoestima saludable. Sin embargo, cuando nos empeñamos en llevar la razón a toda costa, la cosa cambia totalmente.

El complejo de Aristóteles se reconoce a veces en un complejo de superioridad. Las personas que lo padecen no solo tratan de hacerse oír, sino también de hacer callar a los demás. El hecho de creer que somos los únicos poseedores de la razón o que siempre estamos en posesión de la verdad más absoluta nos convierte en personas arrogantes, prepotentes y también acomplejadas.

Puedes leer más artículos similares a Complejo de Aristóteles: siempre tienes la razón, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.