Complejo de Narciso: enamorada de ti misma

Laura Sánchez

Cómo superar el complejo de Narciso

Un complejo muy frecuente y que a veces pasa desapercibido tras una autoestima alta es el complejo de Narciso. Debemos amarnos a nosotras mismas, eso es indiscutible, pero sin desmerecer al resto del mundo. En nuestro diccionario de complejos te contamos los riesgos del complejo de Narciso.

El complejo de Narciso; el amor por uno mismo

Como muchos de los complejos psicológicos, el complejo de Narciso toma su nombre de la mitología griega. Narciso era un joven tan atractivo que todas las ninfas del lugar estaban locas por él. Pero él no estaba interesado en ninguna, prefería amarse a sí mismo. Un buen día los dioses decidieron castigarle.

Estaba Narciso bebiendo agua en un estanque y, al ver reflejado su rostro en el agua, se quedó tan ensimismado de sí mismo que murió sin poder moverse del lugar. A su muerte surgió la flor que lleva su nombre para recordar la belleza del joven. Este mito nos da una idea de lo que significa realmente este complejo de Narciso, un complejo cada vez más habitual por una mala comprensión de lo que implica una buena autoestima.

Las consecuencias del complejo de Narciso

Las personas que sufren este complejo de Narciso son personas pagadas de sí mismas. Se quieren a sí mismas de tal manera que menosprecian a los demás. Este complejo suele ir acompañado de un complejo de superioridad. Porque nadie vale tanto como ellas, nadie es tan guapa como ellas, ni tan especial, ni tan sensacional. Se trata de un trastorno de la personalidad que puede acabar con la vida social y amorosa de quien lo padece.

Los narcisistas son esas personas que no hacen sino mirarse el ombligo, que se creen el ejemplo del éxito, que se toman por seres excepcionales. Con estas ideas, lo más lógico es que los demás los admiren, los adoren y los encumbren al ideal de lo que debe ser una persona. Cuando en realidad lo que son, son todo unos personajes que presentan bastantes similitudes con todos aquellos que sufren el complejo de Peter Pan.

Debemos alejarnos de esas personas con complejo de Narciso, porque son personas tóxicas que alimentan su ego a costa de debilitar a los demás. Ellos son los importantes, ellos son los que merecen la pena y su egocentrismo les impide relacionarse con los demás en igualdad de condiciones.