Complejo de Otelo: cuando los celos se convierten en enfermedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El fantasma de los celos puede aparecer en cualquier persona y a cualquier edad, pero en algunas personas se convierte en celos patológicos que pueden poner en peligro a la pareja. El complejo de Otelo surge cuando los celos enfermizos no dejan ver más allá de la sospecha continua. En nuestro diccionario de complejos te contamos todos los peligros del complejo de Otelo.

Qué es el complejo de Otelo

Nos remontamos al dramaturgo William Shakespeare para encontrar al personaje que da nombre a este complejo psicológico que tantas parejas ha destrozado. En la obra de teatro, Otelo mata a su mujer Desdémona a causa de sus celos patológicos. En la vida real, también puede ocurrir si el problema no se detecta a tiempo.

En los casos menos graves, el complejo de Otelo puede arruinar la vida de una pareja. La persona que padece este grave complejo está convencida de que su pareja le es infiel. No se trata de sospechas, sino del convencimiento de que está siendo engañado. Se trata de un complejo que afecta más a hombres que a mujeres y que puede acabar con episodios de delirio.

Este tipo de complejos necesita un tratamiento psicológico lo antes posible. No sirven de nada los esfuerzos de la pareja por demostrar que no está siendo infiel, porque el enfermo de celos verá lo que quiera ver, que no siempre coincide con la realidad. El complejo de Otelo es un peligroso síndrome del que debemos mantenernos lo más alejadas posible.

Los celos enfermizos del complejo de Otelo

Nos gusta ser claras con el tema de los celos en la pareja, sin esperar necesariamente a que aparezca un complejo de Otelo. Los celos están íntimamente relacionados con la inseguridad pero también con el sentimiento de posesión. La persona celosa cree que su pareja le pertenece, pero su inseguridad es la que dibuja en su cabeza el fantasma de los celos.

Si tu pareja es celosa, no creas que te quiere más por ello, sino todo lo contrario. Aprende a detectar esos celos enfermizos que llevan a tu novio a registrarte el armario, los cajones de tu dormitorio, a leer tu correo electrónico o a investigar en tus últimos whatsapps. Porque puedes correr serio peligro si dejas tu vida sentimental en manos de un Otelo de turno.

Digan lo que digan, los celos en la pareja no son saludables. Lógicamente puede existir cierto sentimiento de temor a perder a nuestra pareja o a que nuestra pareja nos deje por otra, pero de ahí a controlar sus movimientos, sus llamadas, sus gestos y sus miradas va un mundo lleno de inseguridad y de trastornos emocionales.