Complejo de cadera ancha: descubre tus formas más atractivas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Aunque las pasarelas digan lo contrario, la opinión general es que las curvas están de moda. A pesar de eso, muchas mujeres tienen complejo de cadera ancha porque la consideran desproporcionada respecto a otras partes del cuerpo. Descubre en nuestro diccionario de complejos cómo superar el complejo de cadera ancha.

El frecuente complejo de cadera ancha

El complejo de cadera ancha es uno de los complejos más frecuentes. Muchas mujeres viven acomplejadas por el tamaño de sus caderas que consideran demasiado anchas en proporción al resto del cuerpo. Estas mujeres deben hacer malabares para encontrar ropa que les siente bien y especialmente si se trata de conjuntos de ropa interior o bikinis.

No estamos hablando de un complejo de gorda, no hablamos de grasa localizada, ni de kilos de más, sino de la propia estructura ósea de la cadera que no encaja con el resto del cuerpo. Dicen que la naturaleza es sabia y que las caderas anchas son un privilegio para dar a luz con menos molestias. También dicen que las curvas son sexys y que una mujer con la cadera ancha es más atractiva que una silueta sin forma.

Cómo superar el complejo de cadera ancha

Pero a pesar de lo que digan, muchas mujeres siguen sufriendo este complejo físico y una de las quejas más frecuentes es que no hay forma de ocultar una cadera ancha. Efectivamente, tener la cadera ancha no es algo que se pueda transformar con cirugía estética ni con ejercicio físico. Nada podemos hacer frente a la estructura ósea de la cadera. Sí podemos disimular la forma de nuestra cadera en el caso de que el razonamiento de que las curvas son sexys no nos termine de convencer.

Si quieres disimular unas caderas anchas olvídate de los pantalones pitillo o llévalos con blusas largas. El pantalón ideal para disimular una cadera ancha es el pantalón recto evitando la cintura baja. En las faldas también hay que huir de tablas y pliegues y para la parte de arriba, lo ideal es llevar camisetas de tejidos lisos, sin estampados, acompañadas de una chaqueta o camisa que llegue por debajo de la cadera. Aunque como siempre advertimos, la mejor forma de superar un complejo es aceptarlo.