Orejas de soplillo: cómo superar el complejo de orejas grandes

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No falta quien se pregunta por qué Dios repartió la belleza de forma tan injusta e incoherente. Nosotras no lo sabemos, pero sí sabemos que muchas personas viven acomplejadas por lo que ellas consideran desaciertos genéticos o directamente defectos físicos. Las orejas son causa de complejos para mucha gente que dice tenerlas demasiado grandes. Descubre en nuestro diccionario de complejos cómo superar el complejo por tener orejas grandes.

Complejo de orejas grandes; para oírte mejor

El complejo de orejas grandes es de esos complejos físicos que afectan más a los hombres que a las mujeres, tal vez porque en los hombres las orejas son más difíciles de ocultar bajo el pelo. En todo caso, es cierto que hay personas que nacen con orejas poco comunes, demasiado grandes, demasiado separadas o con formas poco habituales.

No se trata de un defecto físico, aunque muchas personas puedan considerarlo como tal. Con las orejas grandes ocurre como con la nariz grande, que es un rasgo muy difícil de disimular, especialmente en los hombres que acostumbran a llevar el pelo corto. Por su parte, las mujeres acomplejadas por el tamaño o la forma de sus orejas siempre pueden taparlas con el peinado, siempre y cuando renuncien a los recogidos o a la coleta.

Cómo superar el complejo de orejas grandes

Las personas con orejas grandes o con formas poco comunes se sienten acomplejadas sobre todo por las burlas de los demás en la infancia. Orejas de soplillo o escuchar el apelativo de Dumbo son traumas infantiles muy frecuentes que pueden ocasionar una baja autoestima en la infancia y en la edad adulta.

Pero como siempre ocurre con estos complejos físicos tan comunes, superar el complejo depende de la aceptación de uno mismo. Tener orejas grandes no es un problema de salud, ni su forma ni su tamaño te impiden escuchar como  a los demás. Por lo tanto, se trata de una cuestión estética que o aceptas o transformas.

Y transformar el rasgo de unas orejas grandes solo es posible por medio de la cirugía plástica. La otoplastia es la operación estética que mejora el aspecto de las orejas. Es una operación más demandada por hombres que por mujeres y, aunque conlleva los riesgos evidentes de una intervención, la anestesia es local y el periodo de recuperación mucho más breve que en el caso de una rinoplastia.

Puedes leer más artículos similares a Orejas de soplillo: cómo superar el complejo de orejas grandes, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.