La depresión aumenta el riesgo de infarto

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No todo el mundo es consciente del riesgo que supone padecer una depresión. A las innumerables consecuencias psíquicas, como la falta de autoestima, la apatía, la melancolía, la tristeza o el miedo, se le suman numerosas dolencias físicas que pueden poner en grave peligro la salud. El riesgo de infarto es una de esas consecuencias de la depresión.

Riesgo de infarto en la depresión

No es algo nuevo, porque el fantasma de las enfermedades cardiovasculares ha planeado siempre sobre las personas que están padeciendo una depresión. Pero ahora, un estudio presentado a la AHA, la Asociación American del Corazón, presenta datos contundentes para alertar del riesgo de enfermedades cardiacas en las personas con depresión.

Parece que, junto con otros factores de riesgo, como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo o el sedentarismo, la depresión es un factor importante de riesgo para desarrollar una de estas dolencias cardiovasculares. De la misma forma, muchos casos de infarto se vinculan a un estado depresivo.

Con estos datos, no es extraño que la depresión empiece a considerarse como una enfermedad que puede llevarnos a la muerte. Solo hace falta que la población empiece a ser consciente y abandone esa actitud de incomprensión hacia una enfermedad que afecta a cada vez más personas y que puede acabar con su vida.

Los riesgos de la depresión

Aunque ni el infarto ni otras enfermedades cardiacas son los únicos riesgos de sufrir una depresión. Por un lado tenemos todas esas consecuencias de la depresión más evidentes, como son los dolores musculares, dolores de cabeza, insomnio o problemas gastrointestinales. Por otro lado, muchas veces nos hemos preguntado qué relación tiene la depresión con la aparición de enfermedades inexplicables o incluso con el cáncer.

En cualquier caso, podemos frenar a tiempo estas consecuencias y riesgos de la depresión si buscamos un tratamiento adecuado en las primeras fases de la depresión. Y sabemos que no es fácil dar con el tratamiento más efectivo, así como tampoco es fácil descubrir el origen de la depresión, pero se trata de una batalla que debemos libar entre todos, médicos, psicólogos y familiares, para superar el trastorno depresivo sin riesgos para la salud.

Puedes leer más artículos similares a La depresión aumenta el riesgo de infarto, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.