Aliviar el estrés con el reiki: el poder sanatorio de las manos

¡Pruébalo y ya verás como te encanta!

María Fernández

El reiki es una terapia que lleva curando a los japoneses desde hace miles de años y que cada vez está más de moda en Europa. Puede que su nombre te parezca un poco extraño, pero seguramente en poco tiempo te empezará a sonar, ya que sus resultados cada vez sorprenden a más pacientes. Dado que se trata de una técnica que busca el equilibrio de nuestro cuerpo, puede ser muy beneficiosa para aliviar el estrés y la ansiedad que nos provocan los ajetreados modos de vida actuales.

En japonés, reiki significa algo así como energía universal y es precisamente esa fuente de vibración la que puede curar diferentes enfermedades tanto físicas como psicológicas. Se trata de una terapia complementaria al tratamiento médico que, incluso, miles de hospitales ya la practican. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el reiki como terapia alternativa. Uno de los principios del reiki reza: 'No hay cuerpos enfermos, hay almas enfermas'.

Esta técnica considera que la energía es la fuerza que impulsa cualquier tipo de movimiento tanto mental como físico del ser humano. Cada uno de nosotros estamos conformados por energía. Cuando estas fuerzas se bloquean o encuentran trabas que dificultan su flujo es necesario que se devuelva el equilibrio al organismo. Ciertos padecimientos nerviosos como son el estrés y la ansiedad pueden provocar inestabilidad en nuestro bienestar.

Cómo puede ayudar el reiki a aliviar el estrés

La terapia del reiki propone eliminar esos pequeños desequilibrios a través del contacto con las manos. Por ejemplo, una de las doce posturas del reiki consiste en colocar las manos bajo la cabeza del paciente mientras este está relajadamente tumbado sobre la camilla. Y es que las manos pueden tener un gran poder sanatorio. El cuerpo humano tiene la capacidad de autocuración, solo hay que potenciarla con la disposición mental correcta para someterse al reiki y aliviar el estrés.

Además de ser muy útil para reducir los dolores musculares, o incluso ayudar a los enfermos de cáncer a sobrellevar la quimioterapia, el reiki sirve para reducir el estrés y la depresión. Se trata de ayudar al enfermo a recobrar el equilibrio para superar los bloqueos mentales.

No hace falta que seas un experimentado maestro reiki, todo el mundo puede recibir una sesión si está dispuesto a ello.