Cómo reducir el estrés metabólico, la enfermedad de los trabajadores

María Fernández

Nerviosismo prolongado, periodos de tristeza transitorios, cansancio excesivo... si sientes estos síntomas frecuentemente podrías estar padeciendo estrés metabólico. Este mal, también conocido como la enfermedad de los trabajadores, afecta a un número muy elevado de empleados. Tanto es así que se considera uno de los grandes males del siglo XXI.

Las eternas jornadas laborales, los colegas demasiado competitivos, la acumulación de trabajo, la presión de los compañeros... Todos ellos son factores que pueden causarte ansiedad y estrés en el trabajo. Como todo tipo de estrés, el metabólico se produce como resultado de algún estímulo externo ante el cual nuestro cuerpo reacciona en mayor o menor medida. Se trata de una enfermedad silenciosa, ya que sus síntomas pasan inadvertidos en demasiadas ocasiones.

El estrés laboral puede afectar a la vida personal

El trabajador que padece de estrés metabólico sufre de depresión, ansiedad, cansancio... aunque también puede aparecer dolor de espalda, estreñimiento, acumulación de grasa, etc. Una de las mayores preocupaciones a tener en cuenta es que cada uno de los síntomas provoca el desgaste progresivo de todas las funciones orgánicas causando graves problemas de salud a largo plazo.

Debido a la situación en el trabajo, las personas estresadas suelen perder la libido, lo que hace que la relación de pareja se vea perjudicada. Si a esto le sumamos que suelen estar malhumoradas e irritables, muchas veces la vida personal se ve gravemente afectada por el estrés laboral.

El estrés metabólico perjudica tanto a los trabajadores como a las propias empresas. Como consecuencia del estado de ansiedad, el empleado se vuelve irritable y no es tan productivo. Al perder la motivación y tener la salud frágil, tiende a faltar más al trabajo, lo que inevitablemente acaba afectando al empleador.

Es importante que acudas a tu médico si consideras que los síntomas del estrés comienzan a ser importantes o no se alivian. Intenta ponerle solución antes de que sea demasiado tarde. En cualquier caso, y como complemento a cualquier medicación o remedio que un profesional te recomiende, una vida sana puede ayudarte a reducir el estrés metabólico. La buena alimentación y el ejercicio frecuente son las claves para que comiences a mejorar tu estado de salud.