Qué es el estrés oxidativo y cuáles son sus causas

María Fernández

Reduce el estrés oxidativo incrementado por los malos hábitos

Los malos hábitos y la vida poco saludable acaban pasando factura de una u otra forma. El estrés oxidativo es un estado del organismo relacionado con enfermedades como algunos tipos de cáncer.

Aunque pueda parecer paradójico dado que es imprescindible para la existencia de la vida, cuando el oxígeno es activado puede dar lugar en cantidades excesivas al estrés oxidativo. Cuando no se puede detoxificar este oxígeno activo se produce un desequilibrio dentro de las células entre los radicales libres y los antioxidantes.

Existen algunas enfermedades asociadas al estrés oxidativo como la artritis reumatoide, el infarto de miocardio o la diabetes así como algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares u obesidad. Si se hubiera mantenido el equilibrio entre los oxidantes y antioxidantes para mantener el bienestar.

Qué hacer para reducir el estrés oxidativo

Existe una larga lista de factores que hacen que el estrés oxidativo aumente y todos ellos están relacionados con malos hábitos que dañan a tu salud, muchos fácilmente remediables. Los malos hábitos alimenticios así como el consumo de alcohol o la exposición al humo de tabaco son perjudiciales. También la contaminación y la radiación pueden afectar. Intenta llevar una vida más relajada para dejar atrás el estrés, la ansiedad y la depresión.

Sal a hacer ejercicio. Aprende a disfrutar de una vida activa que no solo hará disminuir el estrés oxidativo sino también mejorará tu autoestima y confianza en ti mismo.

La alimentación también juega un papel imprescindible ya que te ayudará a encontrar un equilibrio en tu vida. Para reducir el estrés oxidativo es recomendable ingerir alimentos ricos en antioxidantes como algunas frutas y verduras, las nueces, el té, el café y –el mejor de todos- el chocolate negro.