Remedios caseros para dormir bien: ¿quién dijo insomnio?

Marta Valle

Remedios caseros para el sueño

El sueño es un elemento esencial tanto para mantener la salud como para gozar de un excelente estado físico. Dormir de una forma inadecuada puede acarrear problemas que afectan a la memoria, a la concentración o a la piel, acelerando la aparición de anomalías como arrugas, ojeras o líneas de expresión. Si estamos pasando por una mala temporada, sea cual sea el problema que nos afecte, hemos de poner atención en cuidar este aspecto de nuestra vida. Para ello, podemos echar mano de una serie de remedios caseros que nos van a ayudar a conciliar el sueño.

Conciliar el sueño con remedios caseros

Una de los remedios caseros más eficientes para conciliar el sueño con facilidad cada noche consiste en llevar a cabo una labor seria de prevención. Para ello, podemos iniciar una serie de acciones que nos van a permitir sortear este problema con cierta eficacia. De esta manera, debemos limitar el uso de la cama a los momentos en los que tengamos verdadera necesidad de dormir y realizar el resto de actividades en otros emplazamientos del hogar, hemos de descansar solamente las horas necesarias e intentar acostarnos y levantarnos siempre a las mismas horas. Por último, resulta adecuado obviar la realización de ejercicio físico dos o tres horas antes de irnos a la cama.

Aunque a muchas de nosotras nos gusta dormir después de ver una película o nuestra serie favorita, hay que tener en cuenta que la televisión resulta un entretenimiento altamente estimulante para nuestro cerebro, por lo que generalmente nos cuesta más conciliar el sueño inmediatamente después de haberla visto. De la misma manera, los médicos no recomiendan el uso del ordenador o el envío de mensajes de texto en el teléfono móvil.

Las terapias alternativas como los ejercicios respiratorios, los masajes o los vídeos de relajación pueden servirnos -además de la función obvia de relajar nuestro cuerpo- para desviar nuestra mente de cualquier preocupación que tengamos o aislarnos del estrés que en numerosas ocasiones nos impide dormir. Por otro lado, también los ambientes silenciosos y tranquilos van a ayudarnos a combatir la falta de sueño.