Remedios caseros para la amigdalitis

Marta Valle

La amigdalitis -comúnmente llamada anginas- es una afección que se produce cuando nuestras amígdalas se inflaman como consecuencia de una agresión desarrollada por algún tipo de virus o de bacteria. Esta situación genera un escenario en el que resulta habitual disponer síntomas como dolor, molestias, fiebre o, incluso, infecciones. Dado que esta parte de nuestro cuerpo supone una de las primeras líneas de defensa para que los cuerpos externos no penetren en el interior de nuestro organismo, debemos cuidarla cuanto antes una vez se encuentre inflamada. Con dicho objetivo en mente, podemos recurrir a una serie de remedios caseros de fácil preparación.

Combatir la inflamación de las amígdalas con remedios caseros

Debido a que la amigdalitis se desarrolla a causa de una infección producida por un virus o una bacteria, existe un remedio casero que nos ayudará a reducir la inflamación en la zona y a aliviar algunos de los síntomas más comunes de la enfermedad. En un vaso de agua tibia debemos añadir el zumo de dos limones y una cucharada de sal. Una vez preparada la mezcla, hemos de revolverla bien y realizar gárgaras unas cuatro veces al día. Las propiedades inherentes tanto al limón como a la sal procurarán una reducción efectiva de la infección.

El bicarbonato resulta otra de las alternativas caseras más eficientes a la hora de combatir la amigdalitis. El sodio contenido en este producto puede ayudarnos a aliviar el dolor y las molestias, además de prevenir una posible infección. En un sentido muy parecido al anterior remedio, mezclamos una cucharada de bicarbonato en un vaso de agua y realizamos gárgaras tres o cuatro veces al día.

La limonada tibia con miel también resulta un remedio casero tremendamente eficaz para aliviar las molestias derivadas del padecimiento de una inflamación de las amígdalas. Tanto el limón como la miel son dos productos naturales excelentes para luchar contra todo tipo de infecciones, razón por la cual pueden llegar a aliviar los síntomas derivados de las anginas. La infusión de eucalipto, por su parte, también puede prestarnos ayuda para reducir el impacto de esta enfermedad.