Cuando tenemos dolor de garganta sin fiebre

Síntomas del dolor de garganta cuando no sube la temperatura

Silvia Bernadó

Síntomas del dolor de garganta sin fiebre

El dolor de garganta es muy frecuente en adultos y niños y, sobretodo, en las épocas más frías del año. Sus causas y consecuencias pueden ser diversas: podemos encontrarnos delante de un simple dolor en la garganta o de un síntoma de una enfermedad mayor, como la gripe. ¿Qué sucede cuando tenemos dolor de garganta sin fiebre?

Padecer dolor de garganta sin fiebre

Lo más habitual es que el dolor de garganta no persista más de 2 o 3 días y que, por lo tanto, desaparezca con facilidad. Hay otras veces, pero, que nos encontramos con adversidades como la fiebre o el dolor de oído, en estos casos es importante acudir al médico, pues la enfermedad puede complicarse. La fiebre es el indicador más claro de que existe una infección y por lo tanto, hay que acudir al médico para que haga un diagnóstico y pueda dar un tratamiento adecuado.

+ Qué pasa cuando tenemos dolor de garganta sin fiebre

Si padeces de dolor de garganta pero no hay fiebre, lo más probable es que se trate de una faringitis leve. Una inflamación de la faringe, que es la parte de la garganta que se encuentra entre la laringe y las amígdalas. La faringitis puede ser consecuencia de una infección vírica o bacteriana, así como del exceso de consumo de alcohol, el tabaco o de hacer un uso abusivo de la voz.

Cuando tenemos dolor de garganta sin fiebre

+ Cómo se trata el dolor de garganta sin fiebre

Combatir este tipo de dolor de garganta es sencillo, puedes valerte de remedios naturales y remedios caseros como infusiones con limón y miel y gárgaras de agua tibia con sal. Es muy importante beber mucha agua y evitar los ambientes secos.

En algunos casos podemos experimentar una pérdida de la voz e incluso tos, para lo cual además de los remedios caseros, existen pastillas para el dolor de garganta que ayudan a suavizar las molestias. El ibuprofeno y el paracetamol te pueden proporcionar algo de alivio. 

Si notas que el dolor de garganta persiste a lo largo de los días o que aparecen otros síntomas que no son normales, no dudes en acudir a un médico para que evalúe tu caso.