Labioplastia: qué es y para qué sirve

Los labios menores se sitúan dentro de la vulva y están protegidos por los labios mayores. Cuando nos encontramos con este problema, podemos llegar a sentir vergüenza delante de nuestra pareja o al ponernos un bikini o una ropa ajustada. 

Las mujeres que presenten una hipertrófico en sus labios vaginales pueden someterse a este tipo de cirugía, pero no sólo se trata de una cirugía estrictamente estética, en algunos casos, la mujer siente molestias en la zona al realizar actividades deportivas o incluso al mantener relaciones sexuales.

Pero este tipo de anomalías no siempre son congénitas. El haber tenido un parto natural o vaginal o si hemos padecido un sobrepeso extremo, puede hacer que nuestra zona más íntima sufra flacidez. Antes de tomar una decisión así debemos consultar con nuestro médico de confianza y acudir a un experto cirujano. Él nos realizará un diagnostico y adaptará la cirugía que más se ajuste a nuestras necesidades. 

Tipos de labioplastia

Normalmente, para este tipo de intervención se utiliza una anestesia local. La dura poco tiempo y tiene un periodo de reposo de un par de días. Para utilizar tampones o mantener relaciones sexuales debemos esperar un periodo aproximado de cuatro a seis semanas. 

Para reducir los labios menores se realizará una cirugía consiste en recortar y dar forma al tejido restante. Para reducir los labios mayores se realiza una liposucción y para el proceso contrario se infiltra ácido hialurónico.

Para remodelar el denominado capuchón del clítoris nos someteremos a una intervención que consiste en pequeñas incisiones que dejarán más al descubierto esa zona erógena y nos permitirá disfrutar de una vida sexual más plena. 

Eugenia Carré  •  sábado, 1 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x