¿Hay que usar jabón para la higiene íntima?

Usar jabón en la higiene íntima es importante, pero del tipo apropiado

María Fernández

¿Hay que usar jabón para la higiene íntima?

La vagina continúa siendo una gran desconocida para muchas mujeres. Su buen cuidado e higiene sigue planteando muchas dudas a pesar de que es algo que hemos hecho desde hace muchos años. Por ejemplo, ¿hay que usar jabón en la higiene íntima? ¿Este tipo de productos producen más sequedad y por tanto es mejor utilizar solo agua? Tratamos de responder a esta y otras preguntas relacionadas con la higiene íntima de la mujer.

El uso de jabón en la higiene íntima

Si tu pregunta es si hay que usar jabón para mantener una correcta higiene íntima la respuesta es afirmativa: sí, hay que utilizar jabón, pero el tipo de jabón apropiado. Para que la zona genital no sufra variaciones en su pH y, por tanto, que no haya problemas en la flora vaginal, hay que utilizar un jabón íntimo.

María Esclapez sexóloga y autora del libro “Inteligencia sexual” explica que lo mejor es utilizar un jabón íntimo: “Igual que no te echas la crema corporal en la cara, a pesar de que podría hidratarte igual la piel, con el jabón íntimo pasa lo mismo. No tiene sentido que utilices el jabón normal de la ducha para limpiar tus partes íntimas, aunque no pasaría nada, como tampoco pasa nada por echarse la crema corporal en la cara”.

Como todo en esta vida, la higiene íntima necesita un poco de sentido común. Si un día no tienes jabón íntimo, no te vas a morir por utilizar otro tipo de jabón. Eso sí, ten en cuenta que debe tener pH neutro y no debe contener ningún tipo de perfumes.

¿Por qué hay que usar jabón para la higiene íntima?

Cómo aplicarse el jabón íntimo

Ya que vas a utilizar jabón íntimo, hazlo bien. Es una tarea sencilla que al principio puede resultarte un poco rara, pero que acabarás por incluirla en tu rutina habitual sin ningún esfuerzo.

+ Puedes aplicarte el jabón íntimo cuando te estés duchando. De esta forma, te resultará mucho más cómodo.

+ En el envase del jabón podrás leer las indicaciones de uso de ese producto en concreto pero, en general, tienes que echar una pequeña cantidad en la mano y hacer un poco de espuma con agua.

+ Con la misma mano, limpia bien tu vulva.

+ Utiliza agua para aclarar bien la espuma. Es un paso importante ya que si no la aclaras bien podrías notar sequedad. Lee bien las instrucciones del jabón íntimo que estés utilizando para saber si requiere aclarado.

+ Guarda el jabón íntimo en un lugar fresco en el que no le dé la luz de forma directa.

El uso del jabón íntimo en la higiene vaginal

Claves para la higiene íntima

La higiene íntima es primordial para tener mantener la vulva en un buen estado y evitar molestias. Estas son las claves de la higiene íntima.

+ Para tener una buena higiene íntima es necesario usar un jabón íntimo.

+ Con lavarse una vez al día la vulva es suficiente. “Hacerlo más veces puede ayudar a desarrollar hongos y alterar el pH”, como explica la sexóloga María Esclapez.

+ Hay que usar el papel higiénico de una manera adecuada, es decir, de delante hacia atrás y nunca al revés.

+ Cuidado el tipo de ropa interior utilizas: la de algodón que sea poco ajustada es la más adecuada.

Evita molestias usando un jabón íntimo

+ Hay mujeres que utilizan las duchas vaginales para limpiar el conducto vaginal, sin embargo, no son recomendables. Este método consiste en introducir con una jeringuilla agua con jabón o aceites aromáticos. Es necesario tener en cuenta que la vagina está diseñada para que se limpie por sí sola gracias al flujo, por lo que no hace falta hacer nada especial para mantener una buena higiene. Como explica esta sexóloga: “es absurdo introducir nada dentro de ella para limpiarla y puede llegar a ser muy peligroso”.

+ Tampoco es recomendable utilizar productos para modificar el olor vaginal. María Esclapez desaconseja el uso de desodorantes o perfumes para la vagina. Tener un olor raro puede ser un síntoma de algún tipo de problema como, por ejemplo, una infección, por lo que es aconsejable acudir al ginecólogo para que verifique que todo está bien.