Baño relajante contra el insomnio; un regalo para tu bienestar

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Puede que darse un baño para combatir el insomnio no sea la opción más ecológica, pero si es la más placentera. Así que como no queremos escatimar en recursos, remedios, terapias o tratamientos contra el insomnio, nos vamos a dar el baño perfecto para dormir bien. Y para relajarnos, y para sentirnos felices, y para descansar. Y porque nos lo merecemos.

El baño perfecto para dormir bien

Un baño relajante es uno de esos placeres que podemos sumar a nuestro propio ritual para dormir, como leer unos capítulos de un libro o tomarnos una infusión para dormir a la luz de las velas. Precisamente velas aromáticas podemos utilizar para ambientar ese baño que va a trasladarnos al sosiego de un sueño largo y profundo. Y dependiendo de la necesidad de tranquilidad, vamos a pensarnos si dejamos entrar a nuestra pareja o nos damos el baño nosotras solas.

Para que el baño sea lo más relajante, para que puedas liberar tu mente de las preocupaciones, es mejor que lo pospongas hasta última hora, cuando ya lo tienes todo listo y organizado para el día siguiente, cuando ya no te quedan obligaciones y responsabilidades por cumplir. Tu baño y tú en perfecta comunión para recobrar la calma que necesitas para dormir. Así, llena tu bañera de agua asegurándote de que no esté demasiado caliente.

Puedes aprovechar este que será tu momento de relax para escuchar tu música preferida o algún audio para el insomnio, con sonidos binaurales o con música tranquila. Acude a la aromaterapia para hacer perfecto tu baño, añadiendo unas gotas de aceites esenciales al agua, en este caso, de mandarina, de sándalo, de bergamota o de lavanda.

Cómo hacer tus propias sales de baño en casa

Siempre es buena idea añadir sales de baño en el agua que estás preparando y así conseguirás, además de relajación, la máxima hidratación. Un lujo que no tienes por qué comprar, ya que tenemos la receta para hacer sales de baño caseras. Y lo mejor es que solo necesitas sal marina y aceite esencial. Atenta a la receta.

Con medio kilo de sal marina gorda tendrás más que suficiente para unos cuantos baños. Pon la sal en un recipiente de cristal con tapa, que luego podrás decorar a tu gusto, y echa unas 20 gotas del aceite esencial que más te guste, por ejemplo, el de lavanda. Mézclalo o agítalo bien y ya tienes tus sales de baño listas para usar cuando lo necesites. Si además le añades unas gotas de colorante y unos pétalos de flores secas, tienes además un detalle perfecto para regalar.

Puedes leer más artículos similares a Baño relajante contra el insomnio; un regalo para tu bienestar, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.