Ejercicio físico para combatir el insomnio: no todo vale

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Ejercicio físico contra el insomnio

Mientras va aumentando el número de personas que padecen insomnio, algunas se quedan estancadas en máximas o creencias populares totalmente inciertas. Seguramente habrás escuchado más de una vez que para solucionar tu problema de insomnio debes acostarte cansada y por eso es tan recomendable practicar ejercicio físico antes de dormir. Pues bien, eso no es así. Para combatir el insomnio debes acostarte relajada, no cansada, ni mucho menos agotada.

Ejercicio físico para no dormir

Lógicamente el sedentarismo es uno de los peores enemigos del sueño. De la misma manera que el ejercicio físico nos proporciona una mejor calidad de vida y también de sueño. Partiendo de esta base, es totalmente recomendable practicar ejercicio físico para combatir el insomnio, pero tenemos algunas matizaciones. Porque no todo vale si lo que queremos es dormir bien.

Si eres de las que salen a correr cuando ya ha terminado el día o si te subes tus 45 minutos de rigor en la bici estática después de cenar, probablemente notarás cómo tu cuerpo se activa en ese momento. El ejercicio físico libera adrenalina, lo que no deja de ser un estimulante con el que te sientes más activa, más enérgica y...más despierta. Y ese no es el estado que estás buscando justo antes de dormir.

Da igual que el ejercicio físico te ponga de buen humor, te anime o te haga olvidar las preocupaciones, porque de lo que se trata es de ir reduciendo la actividad a lo largo de todo el día. Se trata de utilizar toda la vitalidad por la mañana, reservar un poco más para la tarde y, poco a poco, ir apagándonos o desconectando. Suavemente, pausadamente, en calma.

Ejercicio físico para dormir

Por eso, si estás dispuesta a utilizar el ejercicio físico como un remedio para dormir es fundamental que lo practiques, al menos, dos horas antes de acostarte. Relajar los músculos con el deporte seguramente te ayudará a dormir mejor, pero recuerda que no debes acostarte cansada, sino liberada, libre de cargas y de pensamientos negativos.

Mucha gente se pregunta si existe algún ejercicio que nos ayude a dormir bien. La verdad es que para combatir el insomnio es más importante la hora en la que se practica que el tipo de ejercicio. Cualquier ejercicio es saludable, desde correr, nadar, andar en bici o simplemente caminar. Pero prácticas como el Yoga o el Tai Chi se encaminan a relajar tanto el cuerpo como la mente, lo que puede ser una gran opción para dormir bien.

Y no podemos olvidarnos ese ejercicio que podemos practicar cuando queramos, preferentemente una vez que ya nos hayamos acostado, que es el sexo. Porque con el sexo obtenemos todos los beneficios de un esfuerzo físico más una sensación de bienestar que puede ayudarnos a dormir más relajadas.