Insomnio transitorio: cómo hacer que el sueño vuelva a la normalidad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los problemas puntuales atacan nuestro descanso y no nos dejan dormir. Es frecuente y, además normal, pasar unas cuantas noches sin dormir por una preocupación concreta, desde una mudanza hasta una muerte, pasando por un proyecto complicado en el trabajo. Se trata de un trastorno del sueño que no reviste gravedad pero que debemos tratar para que no derive en insomnio crónico. Hablamos del insomnio transitorio.

Causas del insomnio transitorio

Conviene advertir que para que el insomnio sea transitorio no debemos pasar más de una semana con problemas de sueño. En caso contrario, estaríamos ante un trastorno del sueño a revisar por el especialista. Los casos de insomnio transitorio o de corta duración encuentran causas más concretas que otros tipos de insomnio y se trata de problemas puntuales a los que todos nos enfrentamos en un momento u otro de la vida.

Entre las causas principales del insomnio transitorio se encuentran las crisis de pareja, las discusiones familiares o las preocupaciones con los niños. Se trata de momentos puntuales de inestabilidad emocional que nos impiden dormir pero que, finalmente logramos resolver o asimilar. Las muertes cercanas, aunque con más riesgo de generar trastornos emocionales que impliquen un insomnio más grave, también pueden ser motivo de este insomnio de corta duración.

Si nos alejamos del plano psicológico, encontramos en algunos factores ambientales el origen de este insomnio transitorio, como el jet lag, la presencia de una pareja nueva en el dormitorio, una nueva decoración, un cambio de vecindario donde no nos hemos acostumbrado al ruido exterior, la ingesta de algunos medicamentos o algún cambio brusco de horarios de trabajo.

Cómo tratar el insomnio transitorio

En la mayoría de los casos, el insomnio transitorio desaparece y podemos recuperar nuestro ciclo de sueño habitual pasada una semana, una vez nos hayamos acostumbrado a la nueva situación, hayamos encontrado una solución para lo que nos inquieta o, simplemente, hayamos conseguido relajarnos. Pero incluso ese breve tiempo que dure el insomnio transitorio debemos estar alertas para que no derive en un trastorno del sueño crónico.

Es muy importante no dejarnos vencer por el agotamiento de un par de noches sin dormir y no caer en la tentación de la siesta, o de acostarnos mucho antes o de tomar alguna pastilla para dormir. Los horarios de sueño y vigilia deben ser regulares en todo momento, sin importar la situación que estemos viviendo. Al no tratarse de un insomnio grave, las técnicas de relajación, los ejercicios de respiración y los tranquilizantes naturales nos ayudarán a dormir esos días.

Puedes leer más artículos similares a Insomnio transitorio: cómo hacer que el sueño vuelva a la normalidad, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.