Entumecimiento y hormigueo en la menopausia: causas y remedios

Entumecimiento en la menopausia

A lo largo de la vida hemos notado muchas veces cómo algún miembro (generalmente en las extremidades) se entumecía y aparecía un hormigueo bastante molesto. La sensación de que una parte del cuerpo se nos ha dormido puede ser provocada por una mala postura, por mala circulación o por un movimiento repetitivo.

Sin embargo, esa sensación de entumecimiento y hormigueo puede volverse muy frecuente en la menopausia y afectar no sólo a las extremidades, sino también a otras partes del cuerpo como la cara. Descubre cómo evitar el entumecimiento en la menopausia.

Causas del entumecimiento en la menopausia

Sentir el entumecimiento de alguna parte de nuestro cuerpo es una sensación molesta que puede afectar a nuestras actividades diarias, provocando irritación y nerviosismo, sobre todo, porque puede presentarse a cualquier hora del día y de la noche y no sabemos muy bien cuándo va a parar el hormigueo.

Pero no estamos hablando únicamente de una molestia sin importancia, ya que el entumecimiento u hormigueo puede venir provocado por alguna enfermedad grave como algún problema neurológico, fibromialgia, hipotiroidismo o un trastorno de ansiedad. Por eso es conveniente acudir al médico para descartar cualquier problema de salud.

Si el entumecimiento aparece como un síntoma más de la menopausia, generalmente no reviste gravedad, pero suele estar provocado por una mala circulación. Así que el tratamiento para parar con el hormigueo irá dirigido a mejorar el sistema circulatorio así como la tonicidad muscular.

Remedios para evitar el entumecimiento en la menopausia

Algo que puede evitar el molesto hormigueo en las distintas partes de nuestro cuerpo es practicar ejercicio físico de forma habitual. Algo que favorecerá el buen funcionamiento del sistema circulatorio a la vez que ayudará a reducir consecuencias de la menopausia como la flacidez, la fatiga, la depresión y la obesidad.

En cualquier caso, estamos hablando de un ejercicio físico adaptado a las características de nuestro cuerpo y a las necesidades específicas de la menopausia. También pueden ayudarnos a evitar el hormigueo de las extremidades y del rostro técnicas alternativas como el Reiki y, en cualquier caso, conviene estar siempre con un estado de ánimo relajado.

Algunas plantas pueden ayudarnos también a reducir el entumecimiento de los músculos, como el castaño de indias o las hojas de parra, que ingeridas en pastillas o en infusión mejoran la circulación sanguínea. Además, consumir plátano es un buen remedio para aportar resistencia a los músculos, gracias a su alto contenido en potasio.

Laura Vélez  •  lunes, 3 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x