Menopausia en verano: remedios para aliviar los síntomas

Laura Sánchez

Cómo aliviar los síntomas de la menopausia en verano

La menopausia va irremediablemente ligada a ciertos trastornos como los sofocos, la la sudoración nocturna o el insomnio que en la época estival se agudizan y pueden hacernos pasar unas vacaciones de lo más incómodas.

Nosotras apostamos por echar mano de todos los remedios que puedan paliar, aliviar, reducir y hasta evitar los trastornos de la menopausia, así que nos hemos centrado en los problemas más comunes del verano.

Trastornos de la menopausia más frecuentes en verano

Ni todas las mujeres afrontan igual la llegada de la menopausia, ni todas experimentan los mismos trastornos. Pero si hay un síntoma que podríamos definir como característico de la menopausia y del que pocas mujeres se libran esta etapa son los sofocos. Esos calores repentinos que se presentan como una oleada y que duran tan solo unos segundos, pero que se repiten frecuentemente.

Evidentemente en verano, la frecuencia y la intensidad de los sofocos aumenta por las altas temperaturas, así que conviene recurrir a cualquier remedio que evite este malestar. Además, los sofocos se pueden presentar tanto de día como de noche. Cuando se presentan de día, pueden alterar nuestra vida social, optando por quedarnos en casa y no pasar ese mal rato en público.

Y cuando se presentan por la noche, los sofocos se convierten en un aliado más de otro de los trastornos más frecuentes de la menopausia: el insomnio. En verano, somos aún más sensibles a los trastornos del sueño, debido al calor y a los cambios de horarios del periodo vacacional.

Evitar los trastornos de la menopausia en verano

Así que debemos estar muy alertas para que estos síntomas de la menopausia no terminen por arruinarnos el verano. Los expertos aseguran que tanto los sofocos como el insomnio derivado de la menopausia encuentran su mejor remedio en la terapia hormonal sustitutiva, que regula los niveles de estrógenos. Pero ya sabemos que no todas las mujeres pueden optar a este tratamiento.

Hay algunos sencillos trucos para soportar mejor el calor del verano y los sofocos típicos de la menopausia. La recomendación es salir de casa con varias capas de ropa, así podremos ir quitando o poniendo según nuestras necesidades. De esta manera, nos aseguraremos estar cómodas y frescas cuando aparezcan los sofocos y además estaremos consiguiendo mantener sin cambios nuestra vida social.

Para evitar tanto los sofocos, como la sudoración nocturna o el insomnio, es conveniente tener en la mesilla de noche un spray de agua termal para refrescarnos en el momento del sofoco. Con este gesto sencillo y rápido evitaremos desvelarnos del todo y continuar durmiendo. Aunque nunca debemos olvidar mantener una higiene del sueño adecuada si queremos conciliar el sueño durante las noches de verano.