Cómo curar los pies agrietados

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Nos gustaría lucir siempre unos pies bonitos, pero algunos de los problemas más frecuentes de los pies nos lo impiden. Es el caso de los pies agrietados, algo que debemos evitar no solo por estética, sino también por salud. Descubre cómo curar los pies agrietados y conseguir unos pies suaves y sanos.

Cómo olvidarte de los pies agrietados

Nos preocupamos por los pies cuando ya algunos problemas empiezan a causarnos verdaderas molestias, por ejemplo cuando la mayoría de los días llegamos a casa con los pies hinchados o cuando las ampollas nos provocan dolor. Los pies agrietados es otro de esos problemas a los que apenas prestamos atención hasta que las grietas se convierten en molestas llagas.

Antes de que los pies agrietados se conviertan en un problema de dolor insoportable será mejor ponerle remedio y reducir la aspereza de los pies. Y eso solo se puede conseguir a base de un extra de hidratación en los pies y acompañarlo de una suave exfoliación. Pero el primer paso, como para casi todos los problemas de los pies, es ese baño diario de agua con sal.

Para curar unos pies agrietados es necesario pasar cada día la piedra pómez, como hacemos en el caso de las durezas de los pies. Si las grietas son muy profundas, debemos hacerlo con suavidad y elaborar un exfoliante casero suave a base de azúcar y miel. Con esto lo que hacemos es eliminar las células muertas y a la vez suavizar la piel de los pies.

En el caso de los pies y los talones agrietados hay que extremar la hidratación y tenemos varios remedios caseros para lograrlo. Podemos finalizar el baño con un masaje en los pies con aceite de oliva, podemos aplicar una mezcla de agua de rosas con glicerina que actúe durante toda la noche y también podemos aplicar cada día una mascarilla super hidratante de aguacate y yogur.

Puedes leer más artículos similares a Cómo curar los pies agrietados, en la categoría de Pies en Diario Femenino.