Trucos caseros para tener unos senos firmes y tonificados

¿Por qué mis senos son flácidos y han perdido firmeza?

Lidia Nieto
senos firmes y tonificados remedios caseros
 
A la hora de hablar del pecho, muchas abuelas de antaño solían decir que "más vale tener que desear". Y es que entonces la moda exigía a las mujeres unos senos grandes y opulentos. Después llegó la époa en la que muchas deseaban tener menos. Desde Diario Femenino respetamos que cada una haga con su cuerpo lo que quiera, porque lo importante, sin embargo, no es el tamaño sino tener unos senos firmes y tonificados sin pasar por el quirófano. ¿Sabes que con pequeños trucos caseros puedes cambiar y mejorar la imagen de tus senos? 

¿Por qué mis senos son flácidos y han perdido firmeza? 

Con el paso del tiempo, los pechos de las mujeres comienzan a perder su forma. Es algo natural con lo que, en principio, no se puede luchar porque forma parte de la edad (las fibras de colágenos se debilitan y se produce flacidez en esta zona del cuerpo). Sin embargo, si entendemos por qué se produce, será más fácil encontrar un remedio. 
 

1 Cambios de bruscos de peso

La obesidad y el sobrepeso son enemigos números 1 de las mujeres. ¿Sabías que aquellas que sufren este tipo de enfermedades tienen más probabilidades de sufrir un cáncer de pecho? Por otro lado, las variaciones de peso hace que los pechos puedan perder tejido adiposo y que la piel tarde en adaptase a la nueva forma, algo que también ocurre con otras partes del parte. Si quieres perder peso, hazlo de manera controlada, con una dieta supervisada por un profesional y sin olvidar el ejercicio. 
 

2 Controla tu postura 

¿Cuántas veces habrás oído decir a tu madre que mantengas las espalda firme? Una mala postura es una de las principales consecuencias de unos pechos flácidos. Recuerda, ¡espalda siempre recta! 

 

3 Modera tu exposición al sol 

La piel del busto es extra sensible, por eso es casi obligatorio evitar la exposición excesiva a los rayos del sol y siempre, siempre, siempre  usar protección solar. Ni que decir que dicha crema la deberás extender por todo el cuerpo para proteger tu piel desde los pies a la cabeza. 
 

4 Talla incorrecta de sujetador

¿Sabes cuál es tu talla de sujetador y, lo que es más importante, conoces las consecuencias de llevar una talla de sujetador mayor o menor que la necesaria? Si tienes dudas de cuál sería la tuya y no sabes interpretar el código que viene en la etiqueta, aquí va un truco: la letra hace referencia al tamaño de los pechos y, el número, a tu espalda. 
 

5 Las consecuencias de la maternidad y lactancia 

Con el embarazo, nuestro peso varía y, como hemos dicho anteriormente, eso repercute en el aspecto de nuestro busto. Lo mismo ocurre con la lactancia, aumentando casi en dos tallas su tamaño. Cuando se da a luz o el bebé abandona la leche materna, el pecho vuelve a su forma original, aunque quizás esté más flácido
 

Trucos caseros para unos senos firmes y tonificados

¿Cómo podemos desde casa mejorar el aspecto de nuestros senos para que tengan una apariencia más firme? ¡Te lo contamos! 
 
senos tonificados y firmes  

'Do de pecho' con limón

¿Tienes a mano un limón? ¿Y una botella de ron? No, no te vamos a dar la receta de un combinado, sino de una loción que te dejará los senos firmes. Mezcla el zumo de un limón con una cucharada de ron. Aplica esta loción con un algodón sobre los senos, evitando la zona del pezón. Deja que actúe durante diez minutos y aclara con agua fría. Repite la aplicación día sí día no durante un par de semanas.

Modelar con barro

La mascarilla de barro, que tan bien va para la piel del rostro, también sirve para tonificar los senos. Hazla tú misma mezclando 100 gramos de arcilla con una clara de huevo batida. Se bate bien y se aplica sobre el seno con un pincel en forma circular y sin cubrir el pezón. Retira veinte minutos después con agua tibia.

Frío, frío..

Algunas abuelas explicaban también que, cuando nevaba en el pueblo, las chicas cogían nieve para aplicársela en el pecho al llegar a casa. Tú puedes hacer lo mismo pero, en lugar de esperar a que nieve, aplícate hielo envuelto en plástico y en una toalla fina. También es recomendable evitar las duchas de agua caliente y sustituirlas por la de agua templada o más bien fría. 

Fuera alcohol y tabaco

El consumo de bebidas alcohólicas y el hecho de fumar son perjudiciales para la salud, incluso para el pecho. El tabaco, por ejemplo, reduce la cantidad de oxígeno y nutrientes necesarios para nuestra piel, provocando un aumento de la flacidez. Por otro lado, el alcohol reseca la piel y acelera la aparición de estrías en el pecho. 

Dormir adecuadamente  

¿Cuál es tu postura favorita para dormir? ¿De lado, boca arriba o tumbada boca abajo? La menos recomendada, según los expertos, es la tercera porque es la que afecta más negativamente a nuestra salud, provocando dolor de espalda, opresión en los pechos y daños en la piel. 

Practica ejercicio 

El pilates, la natación o las pesas son actividades que te ayudarán a mantenerte en forma, además de tonificar tus senos. Si lo acompañas del consumo de dos litros de agua al día y de un masaje que active el sistema linfático y la circulación en esta zona de tu cuerpo (pequeños movimientos desde la axila hasta el seno acabando en el pezón), los resultados empezarán a notarse rápidamente.  

El poder de la clara de huevo 

Para mejorar la apariencia de tus pechos, nada mejor como el poder casi mágico de la clara de huevo, portadora de lípidos que nutren la piel. Bate una clara de huevo hasta que esté completamente hecha espuma, aplícatelo durante 15 minutos sobre tu pecho todos los días y, después, finaliza limpiando la zona con agua fría.