Agua con limón en ayunas, el mejor aliado contra el mal aliento

Beneficios y contras del agua con limón en ayunas

Olivia Blanc
Olivia Blanc Periodista

Agua con limón en ayunas, el mejor aliado contra el mal aliento

La utilización del agua con limón en ayunas para el beneficio del organismo lleva entre nosotros muchas generaciones. ¿Cuántas veces nuestras abuelas o madres nos han preparado agua con limón y miel para mejorar un resfriado? El agua con limón y bicarbonato también ha sido y será siempre el mejor remedio para curar la diarrea, por poner dos ejemplos ancestrales.

El limón contiene una gran cantidad de vitamina C, vital para nuestro organismo, capaz de fortalecer nuestras defensas y evitar los temidos catarros y gripes. Para hacernos una idea tan solo dos cucharadas de limón aportan el 23% de la cantidad diaria de vitamina C que nuestro cuerpo necesita. También contiene fibra y flavonoides, necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y función celular. Y minerales como el potasio, magnesio o hierro, que benefician el funcionamiento neuromuscular.

Beneficios del agua de limón en ayunas

Por todo ello, beber un vaso de agua con medio limón media hora antes de desayunar tiene numerosos efectos positivos en nuestra salud. La hidratación, la prevención de infecciones, su efecto saciante, la capacidad de mantener una piel radiante, el aumento de nuestras defensas o sus efectos antioxidantes son solo algunos de los beneficios que este sano hábito puede procurar a nuestro cuerpo. Eso sí, el agua debe ser tibia, ya que nuestro organismo tarda más en procesarla si está fría y, por ello, consume más energía; los limones han de ser frescos y orgánicos y, el agua, a ser posible, ha de ser mineral o hervida. Te damos los diez principales beneficios por los que querrás incorporar esta sana y barata costumbre a tu rutina diaria al empezar el día:

+ Refuerza tu sistema inmune. La vitamina C aumenta las defensas y previene enfermedades. Combate resfriados y gripes, por ejemplo. El limón contiene también saponina, que por su acción antimicrobiana previene las enfermedades típicas del otoño y el invierno. Además, si ya estás acatarrado no dudes en añadir una cucharadita de miel para mejorar los síntomas.

+ Depura tu organismo. El limón es una de las frutas más depurativas. Actúa como un antioxidante natural, eliminando las toxinas que entran en nuestro organismo a través de la alimentación o de la contaminación. Además, depura el hígado de forma rápida, por lo que es muy beneficioso en caso de problemas hepáticos, como el hígado graso. También potencia la producción de bilis, por lo que es útil en la eliminación de cálculos biliares.

+ Hidrata. Reponer líquidos es fundamental al levantarse y el agua con limón hidrata el organismo a primera hora del día.

+ Equilibra el PH de tu piel. Nuestro cuerpo se acidifica diariamente con los alimentos azucarados, los colorantes o refinados, el café o las carnes rojas. El limón es un cítrico y como tal, restablece el PH previniendo enfermedades.

+ Previene infecciones de orina. Depura la sangre y por sus propiedades antibacterianas ayuda a expulsar las bacterias del tracto urinario. También elimina las bacterias de la lengua, por lo que el agua con limón en ayunas se convertirá en tu mejor aliado contra el mal aliento.

+ Mejora tus digestiones. Actúa contra el estreñimiento y alivia los trastornos digestivos y estomacales: diarrea, vómitos, gases, acidez…

+ Te ayuda a perder peso. Por su efecto saciante, evita que ingieras calorías de más y también evita la acumulación de líquidos por su acción diurética. Por supuesto, has de tomarlo como complemento a una dieta sana y equilibrada.

+ Tu piel estará más bella. Por su acción hidratante, tu piel tendrá más elasticidad. Su poder antioxidante protege la piel y previene la acción negativa de los radicales libres y el envejecimiento. Además, la vitamina C es fundamental para la producción natural de colágeno de la piel. Por si esto fuera poco, las características antibacterianas del limón ayudan a prevenir el acné.

+ Lucha contra el ácido úrico. Reduce los cristales asociados al ácido úrico que inflaman las articulaciones. Además potencia la circulación sanguínea.

+ Y por último, está ¡riquísimo!

No debes tomar agua con limón si...

Si bien el agua con limón beneficia en muchos aspectos las funciones de nuestro organismo, no debes consumirlo si tienes úlceras estomacales o gastritis, ya que el cítrico podría incrementar las molestias; si tienes sensibilidad dental o inflamación de la próstata o uretra tampoco es una buena opción. Además, debes lavarte los dientes después de consumirlo, pues la acidez del limón puede deteriorar el esmalte de los dientes.