¿Tomar antidepresivos engorda?

¿La ingesta de antidepresivos está relacionada con el aumento de peso?

L. D

Los antidepresivos son un tipo de medicación que se receta para hacer frente a la depresión. Una enfermedad que, aunque a día de hoy seguimos sin tener claro por qué ocurre, continúa afectando a un número de personas muy elevado. La causa suele ser un conjunto de varios factores como la personalidad, la susceptibilidad, el ritmo de vida… Debemos acudir a un profesional para que nos pueda realizar un seguimiento de lo que nos está pasando e incluso recetar antidepresivos que nos ayuden en este proceso. Pero ¿tomar antidepresivos engorda? Es una cuestión que muchas personas se hacen, y tiene fácil respuesta. 

¿Puedo engordar si tomo antidepresivos?

Lo cierto es que los antidepresivos pueden ayudarte mucho si estás pasando por una época de tu vida un poco mala, así que esa debe ser tu principal preocupación en el momento. Tras esto te diremos que sí, los antidepresivos pueden tener algunos efectos secundarios en nuestro cuerpo, como la falta de apetito sexual o la somnolencia. Y entre estos también se encuentra que pueden hacernos engordar.

No existen muchas investigaciones sobre este tema y, de hecho, se está tratando de ahondar sobre si la relación es directa o indirecta. Es decir, si es la propia medicación la que puede hacernos engordar o es un cambio propio en la alimentación que realicemos prácticamente sin darnos cuenta. Y es que estos cambios pueden producirse al sufrir alteraciones en nuestro estado anímico. 

La explicación más acertada sería la siguiente: al tomar la medicación el cerebro toma serotonina y dopamina, que actúan sobre los neurotransmisores y acaban alterando nuestra forma de alimentarnos. Si a esto le sumamos que en nuestro estado emocional la actividad física disminuye y contamos con más horas sedentarias, el resultado es un aumento de peso progresivo a lo largo del tiempo. A largo plazo, los antidepresivos modifican la tiroides y ralentizan el metabolismo, por lo que hace que se acumule más grasa en el cuerpo.

Sin embargo, y como te hemos dicho antes, esta teoría está siendo investigada puesto que por el momento la versión más extendida es que los antidepresivos no tienen por qué engordar.

Cómo frenar el aumento de peso

Muchos médicos afirman que la realidad de que las personas que toman antidepresivos engorden se corresponde a una "pescadilla que se muerde la cola". No está de más ser consciente de ello, sobre todo para conseguir frenarlo a tiempo

Las personas que sufren depresión tienen muy bajo el ánimo, y para subirlo suelen buscar en la alimentación algunos productos como el chocolate, que actúan como antidepresivos. A esto se suma la falta de actividad física, porque es normal que no les apetezca moverse de casa. Esta situación puede producir un estrés y una ansiedad en el cuerpo que se necesita combatir con algo, y muchas veces se busca en la comida ese refugio necesario. Aquí entran en juego los hábitos alimenticios de una persona, como que esté acostumbrada a picotear entre horas. 

Para evitar caer en este bucle es necesario tener conciencia de que podemos entrar en ese círculo, y también reconocer que nuestro cuerpo/mente está en ese proceso. En esos momentos de bajón o de ansiedad hay que hacerse algunas cuestiones para no caer en la tentación de ingerir estos alimentos: ¿Realmente necesito comer si tengo ansiedad? ¿Puedo esperar o hacer otra cosa para quitarme la ansiedad? Si se hace el esfuerzo de frenar a tiempo estaremos dando pasos de gigante frente al posible aumento de peso. 

Además es muy importante controlar tu peso semanalmente para saber de primera mano si se ha producido un aumento del mismo. Si es así, no dudes en comentárselo al especialista para que te facilite las indicaciones oportunas. ¿Un consejo? Salir a caminar, aunque sean 15 minutos al día, te servirá para sentirte más motivada y activa.