Guía para sobrevivir en domingo

Guía para sobrevivir en domingo

Nos pasamos la semana esperando que llegue el viernes por la tarde para disfrutar de todo el fin de semana libre, pero al final, resulta que sólo aprovechamos el sábado, porque los domingos son, por tradición, aburridos. La leyenda de la tarde tonta de los domingos es una realidad de la que no podemos librarnos, y no tiene una explicación científica, pero sí una mítica.

Dicen que Dios creó el mundo en seis días y que el séptimo descansó; parece ser que porque no encontró nada que hacer. Así que si ni Dios fue capaz de aprovechar el domingo, ¿qué podemos esperar nosotras? Pues no nos vamos a resignar y se nos han ocurrido algunas ideas para alejar la pereza dominguera.

El peor día de la semana

Tendemos a demonizar el lunes, presentándolo como el peor día de la semana. Ya sea porque tenemos que volver al trabajo, porque tememos madrugar o porque se nos presenta una semana llena de complicaciones. El caso es que desearíamos que el lunes no llegase nunca y, sin embargo, el domingo nos sentamos a esperarlo dejando que pasen las horas lamentándonos porque el fin de semana se acaba.

Se hace necesario un cambio de planteamiento. Sí, esa actitud positiva de la que tanto se habla no podemos ponerla a descansar el domingo. Tenemos todo un día libre por delante, así que vamos a guardar la tristeza y la melancolía para otro día, por ejemplo, un martes cualquiera y vamos a disfrutar del domingo a tope. Apaga la televisión, porque esa programación del domingo por la tarde no te hace ningún bien.

El problema de los domingos suele aparecer después de comer, porque mucha gente dedica la mañana a visitar algún rastrillo o a tomar unos vinos con los amigos, y también es costumbre, acudir a alguna comida familiar. Entonces, ¿qué pasa la tarde del domingo que nos embarga la pereza y la desidia y no tenemos ganas de hacer absolutamente nada?

Aprovechar el domingo al máximo

A partir de ahora queda terminantemente prohibido sentarse en el sofá a observar cómo se va terminando el fin de semana. Da igual que llueva o haga frío, porque es nuestro día libre y lo vamos a aprovechar. Lo principal es convencer al resto de tus amigos que malgastar el domingo en tristezas es imperdonable, así que lo mejor es juntaros a tomar un café y comentar la jugada del sábado noche.

Si tus amigos no están dispuestos a despegarse de la manta, seguro que encuentras algo que hacer tú sola. Puede ser un buen momento para ir a alguna exposición o algún monumento de esos que tienes en tu ciudad y nunca vas, o aprovecha para regalarte una sesión de cine y palomitas. Si el tiempo lo permite, puedes salir a caminar por el parque escuchando tu música preferida o, si estás decida a ponerte en forma, empieza con el running, ¿por qué no en domingo?

Pero también puedes aprovechar el domingo para disfrutar de esas cosas que de verdad te gusta hacer. Si tienes alguna afición como pintar, tejer, o tocar la guitarra, reserva la tarde del domingo para esas actividades, porque entre semana seguro que no tienes tiempo. Y si te parece un sacrilegio levantarte del sofá en domingo, al menos no lo pases viendo dramas en la televisión, hazte con un buen libro y disfruta de una tarde tranquila de lectura.

Laura Sánchez  •  lunes, 2 de septiembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x