¿Dolor de espalda baja o dolor de riñones? Aprende a diferenciarlos

La importancia de distinguir las dolencias en la baja espalda

Laura D

Cómo distinguir el dolor de espalda y el de riñones

El límite para diferenciar un dolor de espalda de un dolor de riñones es, en algunas ocasiones, muy difuso. Somos conscientes de que nos molesta (y mucho) esa zona, pero realmente no sabemos muy bien cómo identificarlo. ¿Por qué solemos confundir uno con otro? Desconocemos el dolor, sabemos en qué zona se encuentra pero no a qué se debe y esto es lo más importante.

Es esencial aprender a conocer el tipo de dolencia, distinguirlos y saber si podemos tratarlo en casa o debemos acudir al médico. ¡Pero no te preocupes! Queremos ayudarte a identificar el dolor de espalda baja o de riñones y aprender a diferenciarlos. ¿Cómo reconocer cada uno de los dolores? Te contamos cuáles son las mejores formas de tratarlos en cada uno de los casos.

Diferencias entre dolor de espalda y riñones

Antes de comenzar a diferenciar entre uno u otro, hay que conocer cómo son cada uno de los dolores, sus causas y características más comunes. ¿[email protected]?

Cómo localizar el dolor de espalda baja

Este tipo de dolencias en la espalda baja se pueden identificar siguiendo unas cuantas pautas: 

+ Suele venir provocado por malas posturas o movimientos bruscos con los que hemos podido hacernos daño. Por ejemplo, coger mucho peso de manera incorrecta o sentarnos mal durante tiempo prolongado.

+ El dolor puede tener un reflejo en el cuello, los hombros, en la zona baja de la espalda y pinchazos a lo largo de la espina dorsal.

+ Se extiende hacia los lados de la baja espalda, por lo que el dolor es difuso.

+ Al echarnos hacia delante o movernos empeora, aunque en general suele ser bastante continuo.

+ La duración puede ser de hasta 4 semanas.

Diferencia entre dolor de espalda y riñones

Consejos para distinguir el dolor de riñones

¿Cómo podemos diferenciar un fatídico dolor de riñones? Lo único que debes hacer es tener presentes las siguientes características: 

+ Los riñones están situados debajo de la caja torácica, a los lados izquierdo y derecho, por lo que el dolor suele ser muy intenso y concentrado en un punto concreto. Este punto suele ser en el lado izquierdo o derecho, y en la parte central (por encima de las caderas). Se trata de un dolor localizado. 

+ En la mayoría de las ocasiones viene acompañado de malestar, náuseas, vómitos y fiebre. Esto es porque el dolor de riñones a menudo está relacionado con alguna patología, como los cálculos renales o infecciones.

+ Suele ir y venir, como si fuese en ciclos, por momentos.

+ En el caso de las mujeres, en alguna ocasión puede tener síntomas parecidos a los de la infección urinaria.

Trucos para aliviar el dolor de espalda o de riñones

Consejos para aliviar el dolor de espalda y el de riñones

+ Dolor de espalda

La forma más común de aliviar el dolor de espalda es con calor y reposo. Aplica calor mientras descansas en una buena postura. También puedes darte duchas de agua fría y caliente, sin olvidar los masajes terapéuticos que también pueden ayudar. En la medida de lo posible, no está de más estimular la circulación andando.

El dolor de espalda suele ser un reflejo de nuestro ritmo de vida, y suele venir causado por el estrés, la ansiedad y el mal descanso. Por ello, para que no se vuelva a repetir, debemos cambiar nuestras costumbres o, por lo menos, introducir ejercicio o elementos de relajación para poder evitarlo. 

+ Dolor de riñones

Pero, si con las características que hemos detallado antes, sospechas que el dolor puede ser de riñones lo mejor es que trates de averiguar cuál es su causa. Para ello deberás acudir al médico, que será quien mejor detecte la patología. 

Como te hemos comentado el dolor puede venir indicando un problema en estos órganos y es posible que tu doctor te recete antibióticos y reposo para tratarlo. Si se trata de piedras en el riñón, deberás expulsarlas por la orina con las pautas que él te dará y beber mucha agua para favorecer la filtración de toxinas en ellos. Sigue siempre la recomendación del médico para una buena recuperación.