Tengo dolor de riñones, ¿qué podría ser?

Si te duelen los riñones de manera persistente, debes ir al médico

Laura DD

Dolor de riñones o dolor de espalda

En muchas ocasiones, por ejemplo cuando nos va a bajar la regla o llevamos mucho tiempo de pie, sentimos dolor en la parte baja de la espalda y enseguida lo achacamos a los riñones. Sin embargo, no siempre es así. Estos órganos son los encargados de filtrar la sangre de nuestro organismo y un dolor de riñones localizado en ellos puede ser significado de piedras, infecciones, quistes…

Se caracterizan por un dolor intenso en un costado, localizado en la parte trasera debajo de donde acaban las costillas. Es diferente del dolor de espalda baja que es continuo y se extiende por toda ella. Por eso, lo que nosotros podemos llegar a sentir y llamar comúnmente como “dolor de riñones” suelen ser sobrecargas, cansancio y tensiones musculares que se manifiestan en esa zona del cuerpo.

Por esta razón es importante en primer lugar, reconocer dónde está el dolor y, en segundo lugar, si persiste, acudir al médico para quedarnos tranquilos.

Causas del dolor de riñones

Ante todo debes tener claro que si te duele de forma persistente, tendrás que acudir a un médico para conocer qué te sucede realmente. Sin embargo, si sientes dolor en la zona que te hemos indicado, te dejamos las causas más comunes por las que puedes estar sufriendo dolor de riñones.

1. Lumbago

Realmente el lumbago no es un dolor de estos órganos como tal sino que el dolor se produce en toda esa zona de la espalda. Viene originado por estrés, malas posturas, sobrepeso, sedentarismo… Se caracteriza por ser un dolor punzante en la parte, que se extiende por toda, sin ser muy localizado. Si afecta a las extremidades inferiores estaríamos hablando de ciática. Podemos aliviarlo con masajes, calor y descanso.

2. Embarazo

Si bien es cierto que este dolor se suele producir según se acerca el momento del parto (no te pillará de sorpresa entonces que estés embarazada), depende de cada mujer y de cada tipo de embarazo. El dolor de este tipo se genera puesto que el sobreesfuerzo de los músculos para la tripa (que ya es enorme) es mayor y produce molestia en esa zona. En estos casos, la molestias suele ser temporal. Para intentar aliviarlo, encuentra una postura cómoda y colócate una bolsa de agua o semillas caliente en la zona dolorida.

Me duelen los riñones: causas

3. Piedras en los riñones                                                             

Si tu dolor se centra en un costado bajo de la espalda (incluso en la ingle) es agudo y se extiende hasta el abdomen, tu orina es de color intenso, casi marrón o enrojecida y te duele o te cuesta mucho hacer pis, es posible que hayan aparecido cálculos renales en tus riñones.

La mayoría de los pacientes que las sufren acaban expulsándolos después de un tiempo aunque algunos requieren de cirugías para eliminarlos.

4. Quistes

Al igual que pueden existir ovarios poliquísticos, también puedes aparecer quistes en los riñones. Son algo frecuentes en las personas de edad avanzada y, si aparece algún síntoma, suelen ser cuando los quistes tienen un tamaño grande. En caso contrario, normalmente se suele descubrir en una imagen al estar realizando una prueba médica para cualquier otra cosa. Si su tamaño es pequeño puede tratarse con medicamentos sin complicaciones.

5. Infección urinaria o renal

En ocasiones una infección de orina mal tratada puede desembocar en una infección renal ocasionando vómitos, dolores muy fuertes en la espalda, al orinar y el deseo de hacer esto último en repetidas ocasiones. Si es tu caso acude al médico para que puedas tratarla con antibióticos antes de que vaya a más. 

6. Nefritis

Otra de las causas que puede haber detrás del dolor de riñones es la nefritis, es decir, la inflamación del tejido del riñón. Hay dos causas por las que puede venir desembocada la nefritis: una infección o una enfermedad autoinmune. A veces se manifiesta con poco síntomas pero si lo hacen, suelen coincidir: sangre en la orina, náuseas, insuficiencia renal, fiebre, fatiga, erupción cutánea, presión arterial alta…

Se trata con antibióticos o esteroides dependiendo del tipo de nefritis que podamos sufrir. 

Para saber más sobre tu salud, sigue conectada a Diario Femenino.