Cómo comportarse en la cena de Navidad de empresa

Cómo comportarse en una cena de empresa

La cena de empresa es uno de esos compromisos sociales que nos quitan el sueño cada Navidad. La contradicción que supone, por lo general, pasar unas horas de fiesta en un ambiente relajado y agradable con todos esos compañeros y jefes con los que compartes cada día tantos momentos de tensión hace muy difícil que puedas afrontar con ganas semejante evento. A las dudas sobre el look más adecuado para ir a la cena de empresa se le añade el temor a tener un resbalón que te deje en evidencia delante de todos tus compañeros.

Asistir o no asistir, ésa es la cuestión

Seguramente a estas alturas estés buscando una excusa válida que te libre de asistir a la cena de empresa. Deja de buscar, porque lo mejor para tu carrera profesional es que acudas a la cena de Navidad. Claro que no te apetece, pero el objetivo de esa cena es fomentar el compañerismo y el buen ambiente laboral.

Se trata de un momento en el que desaparece la jerarquía habitual y los becarios se sientan con los directores de departamento y los administrativos se sientan con los jefes. Promover las buenas relaciones y trabajar como un equipo, ése es el espíritu navideño de esta cena.

Si no vas a la cena de Navidad proyectas una imagen de que no estás interesada en el buen funcionamiento de la empresa, así que tienes que ir. Eso sí, para evitar desastres que lamentes el resto del año, tienes que cuidar tu comportamiento hasta el más mínimo detalle. No te dejes engañar por el ambiente relajado y la cercanía de tus jefes y no bajes la guardia. Mira el lado positivo: la cena de Navidad es también un momento para despuntar sugiriendo alguna idea que mejore la productividad, sobre todo si la lanzas en el momento oportuno sin darle demasiada importancia.

Lo que NO debes hacer en la cena de Navidad

La premisa básica para que triunfes en la cena de empresa estas navidades es no excederte. No intentes ser el centro de atención y no manipules la conversación. Evita hablar de política y de religión y muéstrate en todo momento como una persona serena y comedida. Si habláis de temas de trabajo, procura que no sean temas importantes y sobre todo, no saques a relucir rencillas personales.

Recuerda en todo momento que aunque ahora estés compartiendo con tu jefe una botella de vino y unas risas, sigue siendo tu jefe y mañana puede que no le haga tanta gracia tu naturalidad. Tampoco te olvides que siempre hay algún compañero de trabajo malintencionado, así que no hables demasiado de tu vida privada ni comentes ningún problema personal para que no pueda utilizarlo contra ti en un futuro.

Pero si hay algo con lo que hay que tener cuidado en estas cenas de empresas es el alcohol. No bebas. Una cosa es que te tomes una copa de vino y otra que te dejes llevar por el buen ambiente y creas que estás con tus amigas. Estás en el trabajo, aunque no sean horas, así que no bebas para no hacer o decir algo de lo que tengas que arrepentirte después.

Y aunque el objetivo de la cena de empresa sea estrechar lazos con tus compañeros, no te dejes llevar por el ambiente festivo y si ese compañero que no está nada mal se pone a tontear contigo, por mucho que te apetezca quedarte, es el momento de marcharte a casa, porque tener una relación con alguien del trabajo no es lo más aconsejable en estos tiempos.

Laura Sánchez  •  lunes, 5 de agosto de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x