Cómo hacer que mi jefe no note que ayer estuve de fiesta: tácticas

Supera un día de resaca en la oficina es posible con estos consejos

L.D

¿Cómo afrontar la resaca en el trabajo?

Seguro que te ha pasado más de una vez: ibas a tomarte una y al final te has liado ¡Vaya! Y encima un día entre semana. Esos momentos son únicos, pero igual que son únicas las mañanas de después… ¡Y encima tienes que ir a trabajar!

El dolor de cabeza te martillea, en tu estómago no cabe ni un café, apenas tienes fuerza para mantener los ojos abiertos y, quizás, hayas visitado o tengas que visitar el baño más que un par de veces. ¿Cómo hacer que tu jefe no note que ayer estuviste de fiesta? ¿Se puede disimular de alguna manera? Te damos las mejores tácticas para conseguirlo.

Trucos para disimular en la oficina la resaca

+ No vayas

No es un truco pero es posible que sea la mejor solución. Si eres una empleada ejemplar y nunca faltas a tu trabajo, quizás debas plantearte seriamente que la mañana de un día de fiesta es un buen día para ponerte enferma. Obviamente no puedes hacerlo con regularidad pero si se te ha ido de las manos un día y te lo puedes permitir, será lo mejor para todos y te evitarás disimular. 

+ Redes sociales

Tener a tu jefe en tus redes sociales nunca ha sido una buena idea, y menos si has publicado alguna foto de lo que sucedió ayer. Así que, aquí van dos trucos para que no noten tu resaca al día siguiente: o bien no tengas a compañeros del trabajo ni jefes en tu círculo de redes (y, por supuesto, tenlas cerradas) o bien no publiques absolutamente nada sobre la juerga de anoche. Si lo has hecho ya, bórralo antes de que sea demasiado tarde. 

+ Haz deporte

Si no has podido dormir apenas será difícil levantarte para hacer deporte. Somos conscientes. Pero, si te es posible, puedes aprovechar la hora de comer para hacerlo. Sudar liberas toxinas que te ayudarán a superar la resaca.

Cómo disimular la resaca en el trabajo

+ Sé puntual y llega aseada

Si tu objetivo es no levantar sospechas no puedes llegar despeinada, corriendo y con una sudadera que podría usarse de pijama. Una buena ducha te ayudará a aclarar un poco las ideas (y a ahuyentar esas horas de sueño que te faltan) y también a no ir despidiendo ese olor tan característico de una noche de fiesta. Además un buen look, un poco de maquillaje y un peinado divino te ayudarán a mostrar la mejor cara posible.

+ Cuida tu aliento

El aliento es una de las cosas que te puede delatar y es que, como dirían las madres, "es un olor a estómago sucio". Lávate bien los dientes, utiliza enjuague bucal y, si es necesario, mastica chicles. 

+ Cuidado con los ojos

Los ojos son una de las mayores pruebas que tienen los demás para averiguar si hemos dormido mal o tenemos resaca. ¿Un consejo? Si es necesario, utiliza unas gotas especiales para que no te delaten. Y llévatelas al trabajo, por lo que pueda pasar. 

+ Motívate

Si tu trabajo te lo permite, ponte música para estar activa durante todo el día. Además, será mejor que te encargues de algunas tareas que te gusten, o incluso que te apasionen, pero sobre todo que no sean demasiado monótonas. 

+ Bebe

Ojo, ¡pero no más alcohol! No te hagas demasiado amiga del café, en días de resaca no es lo mejor para asentar el estómago. Hazte con un zumo o una botella de agua para que te acompañen durante tu mañana. Ya sabes que irónicamente el alcohol deshidrata y beber líquidos –incluidas sopas y caldos- harán que puedas recuperarte más rápido. Además, si el cuerpo te lo pide, come algo pero no lo fuerces.

+ Cuidado con el contacto directo

Si puedes no mantener contacto directo con tus superiores en un día así, ¡mejor! Quizás no sea el mejor día para coincidir en la máquina de café. Eso sí, si nota que le rehuyes puede ser peor el remedio que la enfermedad, así que intenta mantener un equilibrio. Si, por el contrario, da la casualidad de que viene a hablar contigo de un tema laboral no evites la mirada (notará que estás ocultado algo), es mejor mantenerla con seguridad. Tener preparada una excusa por si te deja caer ese "tienes mala cara" nunca estará de más.

 

Noche de fiesta y trabajo al día siguiente no son compatibles y si lo has pasado una vez, quizás no quieras repetir. Para ello, recuerda beber con moderación y elegir bien qué días puedes permitirte salir de fiesta, lo más probable no quieras jugarte el trabajo por una noche de risas y alcohol.