Cómo criticar sin herir a las personas: el arte de las críticas constructivas

Mujer del día

28 ago
Christine Lagarde, directora del FMI: ¿dimitir yo?

DF Fotos

DF Videos

DF Foros

Estoy deprimida, necesito ayuda

Escrito por Mari Carmen a las 12:04:00

Existen lo que se llaman las críticas constructivas y las críticas destructivas. Todos en algún momento de nuestra vida vamos a tener que hacer una crítica a alguien, pero también las vamos a recibir. Tenemos que estar preparados para hacerlas sin herir, y para recibirlas sin tener que tomárnoslo necesariamente como algo personal.

Y está claro que hay gente que no sabe criticar sin herir, y gente que no es capaz de tomarse bien ningún tipo de crítica. Si estás en alguno de estos dos grupos, eres consciente de ello y quieres evitarlo, te mostramos algunos consejos para poder sobrellevarlo. Y estés en el grupo que estés recuerda siempre esta verdad universal: todo el mundo, absolutamente todo el mundo, puede cometer errores. No te puedes creer perfecta e ir con aires de superioridad, pero tampoco puedes caer en el caso contrario y considerarte la peor persona del mundo...

Las críticas constructivas y las críticas destructivas


La palabra crítica parece una palabra muy fea, pero todo el mundo se ve obligado en algún momento a hacerla. Se tiene que recurrir a la crítica cuando alguien no está haciendo las cosas del todo bien, cuando algo no ha funcionado, o el resultado no es el que esperábamos. El objetivo de la crítica es, pues, mejorar lo mejorable.

Es mediante las críticas constructivas con las que se consigue este objetivo. Pero no todo el mundo 'sabe criticar como' es debido. Las personas que carecen de empatía o simplemente no tienen sensibilidad suelen recurrir a las críticas destructivas. La consecuencia: no cumplen ni por asomo el objetivo que persiguen al hacer la crítica.

La crítica destructiva lleva directamente a la crispación, a mermar la autoestima del criticado y a crear un ambiente de tensión. De esta manera, si el criticado no estaba haciendo las cosas como el criticador quería, es más que probable que el criticado baje el ritmo y los resultados sean aún peor de lo esperados. Y es que la críticas destructivas reiteradas, pueden llevar al deterioro de la persona que las recibe.

el arte de hacer críticas constructivas

Pasos a seguir si tienes que hacer una crítica


¿Cómo hacer entonces críticas constructivas y no destructivas? Realmente esto de criticar es todo un arte, pero todo se aprende. Lo primero que hay que tener claro antes de hacer una crítica es que la hacemos para obtener resultados positivos, por lo tanto te tienes que llenar de positivismo antes de lanzar la crítica. Primero valorar lo bueno que hace la persona a la que te quieres dirigir, y pensar en la crítica como un pequeño fallo que puede corregir.

Antes de comenzar la crítica, es muy recomendable informarse de la situación en la que se encuentra la persona. Quizá eso que tú consideras que ha hecho mal, no lo ha hecho mal, sino que simplemente no sabe cuál es tu método, no sabe cómo hacerlo a tu gusto, o simplemente no lo podía hacer mejor por el motivo que sea. En tal caso, esa persona no necesita una crítica, sino una pequeña ayuda, un empujón.

Pero si consideras que necesita una crítica inevitablemente, lo que debes evitar en todo momento es la humillación de la persona a la que debes criticar. No se te ocurra bajo ningún concepto menospreciarla, si empiezas así, fracasarás en tu objetivo. Y esto no quiere decir que simplemente que no utilices insultos, existen modos más sutiles de humillación sin utilizar palabras feas.

Otro de los trucos para hacer una buena crítica constructiva es concretar. Si tienes que hacer una crítica a alguien siempre va a ser por un tema en concreto, así que a la hora de decírselo a la persona, háblale del momento concreto en el que ha cometido el error. Evita expresiones como 'últimamente', vete al grano y dile 'hoy' o 'ayer' o cuanto haya sido. Por supuesto, lo principal es explicarle de forma objetiva el error que ha cometido, porqué consideras que es un error y explicale cómo crees que puede mejorarlo. Recuerda: no divagues, no dramatices y no saques las cosas de contexto.

Evitar generar impotencia en la persona a la que tienes que criticar


Una cosa muy importante es elegir el momento y el lugar adecuado para hacer la crítica. Es conveniente prevenir a la persona, prevenir de forma amable, para que no se lleve un disgusto y se lo tome mal. Y por supuesto, algo imprescindible para hacer una crítica es hacerla cara a cara, con la persona de cuerpo presente. Y es que para hacer una critica hay que controlar el tono de voz, los gestos y mostrarse tranquilo en todo momento, y si no estás presente, el criticado puede llegar a malinterpretar determinadas cosas por el simple hecho de que no te ve.

tono a la hora de hacer una crítica
Si no lo haces de forma valiente, mirando a la cara, y si tampoco lo haces en el lugar y el momento adecuado, lo único que puedes generar es impotencia en la persona a la que te diriges.

Impotencia que puede surgir si la crítica que haces no tiene fundamento ni objetivos concretos, es decir, si con esa crítica sabes ya de antemano que no vas a conseguir los objetivos que te propones, que no vas a poder modificar nada. Si tú sabes que no se puede hacer mejor o de otra forma, seguramente la persona a la que intentas criticar también lo sabe, así que evita por todos los medios crispar a la persona a la que te diriges.

Para hacer una buena crítica constructiva te tienes que centrar en la persona a la que vas a criticar, no involucres a los demás ni pongas en boca de otro lo que estás diciendo tú. Habla por ti. Tampoco hagas del error de esa persona un problema para los demás. No amenaces diciendo que el error de esa persona puede afectar a los demás si no es cierto. Y si lo es, si el error de una persona ciertamente ha perjudicado a otras tantas, no hablaremos de crítica, sino de un tema más serio que tendrás que tratar no sólo con esa persona sino también con el conjunto de personas a las que haya perjudicado. Criticar no es amenazar, las amenazas solo se las puede tomar uno como son: amenazas. No te puedes tomar esto a la ligera.

Y el éxito de la crítica constructiva te lo aseguras si comienzas en primer lugar reconociendo tus propios errores y explicando cómo los enmendaste, es decir, haciendo autocrítica. Ante una crítica siempre, siempre tienes que ofrecer soluciones, alternativas, explicar de forma tranquila y relajada lo que habrías hecho tú en su lugar.

Alexandra H. Gail  •  martes, 11 de enero de 2011

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • WILSON VALERA
    WILSON VALERA

    14/09/2013 16:39

    NO HAGAS QUE LUEGO TE DEVUELVEN CON LA MISMA MONEDA

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

Cargando...

Sara Carbonero y Antonella Roccuzzo sí se mojan por el ELA

La guapísima Sara Carbonero se une al reto 'Ice Bucket Challenge', pero ha diferencia de otras celebrities si ha donado dinero además de recibir el tradicional chapuzón.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x