Aprende a hacer un altar para el Día de Muertos: niveles y simbolismo

¿Cuántos niveles tiene un altar de muertos? ¿Qué significan? ¿Qué elementos los componen?

Sandra Llorente

La fiesta del Día de Muertos es una de las más importantes del año para México y varios países de América Latina. Cada año, las familias se preparan para honrar y recibir a sus seres queridos fallecidos, ya que según esta antigua tradición prehispánica el día 1 y 2 de noviembre las almas pueden acercarse al mundo de los vivos para ver por una vez al año a sus familiares.

Para ello, cada familia mexicana prepara durante días un altar en su casa que permite dar la bienvenida como se merece a sus difuntos. A su vez, las ciudades y pueblos de México preparan sus propios altares, obras de arte gigantes que demuestran la riqueza cultural del país. Por ejemplo, si visitas durante esos días el Zócalo de la Ciudad de México encontrarás la Ofrenda Monumental, un altar gigante lleno de la simbología propia de los altares del Día de Muertos.

En Diario Femenino queremos unirnos a esta maravillosa y especial festividad y, por eso, te enseñamos a hacer un altar para el Día de Muertos paso a paso. Conoce sus distintos niveles, su simbolismo, los elementos que los componen y atrévete a elaborar el tuyo propio. Es algo muy especial y mágico...

¿Cómo se hace un altar de muertos? Simbolismo y significado

Este año te invitamos a preparar tu propio altar de muertos para honrar a tus seres queridos fallecidos. Quién sabe, puede que te hagan una visita para saludar. Para hacer tu propio altar de muertos es importante que, primero, conozcas la simbología del mismo.

Hay varios tipos de altares en función de los niveles que tenga: el altar de dos niveles que simbolizan el cielo y la tierra; el de tres niveles que corresponden al cielo, la tierra y el purgatorio; y el de siete niveles, que son los más complejos pero también los más apegados a la tradición.

En todos los altares, tengan los niveles que tengan, se les ofrece una ofrenda a los antepasados con lo que más les gustaba en vida, con la idea de que encuentren el camino y deseen visitar la casa por un día. Por ejemplo, si a un antepasado le gustaba una comida en concreto, se le prepara y se deja en la noche en la mesa, o si le gustaban un tipo de flores en concreto se deja un ramo de flores en el altar.

Los siete niveles del altar de muertos simbolizan los diferentes pasos que hay que dar hasta llegar al cielo y descansar en paz. Las culturas prehispánicas creían que cuando morimos debemos superar una serie de pruebas hasta lograr llegar al descanso eterno o paz espiritual. Con la conquista de los españoles en el territorio y el establecimiento del catolicismo, el altar fue transformándose con simbología cristiana. Por ejemplo, se identificaron los siete escalones con los siete pecados capitales. Es por ello que generalmente los altares están compuestos tanto de simbología prehispánica como cristiana.

Estos escalones se suceden desde el suelo, elevándose en forma de pirámide. La tradición es forrar cada uno de los escalones con tela negra, aunque hoy en día se decora de muchas maneras diferentes. En Diario Femenino te queremos contar cómo es el altar tradicional para el Día de Muertos, pero cada familia le suele dar su toque personal y creativo. ¡Apunta!

+ Primer escalón: corresponde al primer nivel desde la parte superior, es decir, al cielo, y en él se suele colocar la imagen del Santo o la Virgen al cual se sea devoto.

+ Segundo escalón: es el escalón de las ánimas del purgatorio. La creencia es que en este escalón las almas que se encuentran ahí deben pedir permiso para elevarse al cielo.

+ Tercer escalón: es el escalón en el que se encuentran las almas de los niños en el purgatorio. Por ello, se coloca sal con la idea de purificar el espíritu de los más pequeños que tuvieron que dejar esta vida.

+ Cuarto escalón: se le ofrece pan a las ánimas que transitan este nivel. En México se crea un pan dulce especial de estas festividades llamado precisamente pan de muerto. Tiene forma circular representando el ciclo de la vida y la muerte y sobre el se colocan cuatro canillas o huesitos, también de pan, en forma de cruz, simbolizando los cuatro puntos cardinales. Por cierto, ¡es delicioso!

+ Quinto escalón: es el escalón donde se colocan las comidas y frutas preferidas del difunto o de los difuntos.

+ Sexto escalón: es el destinado a las fotografías de todos los difuntos, con la idea de recordarlos y honrarlos en el altar.

+ Séptimo escalón: Simboliza el primer nivel al que llegamos después de la muerte y las familias religiosas suelen poner una cruz realizada de semillas, frutas, ceniza o cal con la intención de que el difunto pueda expiar sus culpas.

Elementos que se colocan en el altar para el Día de Muertos

Además de los ya mencionados, hay muchos otros elementos que se ponen en el altar y que simbolizan principalmente la naturaleza y ese paso entre la vida y la muerte.

En primer lugar, los cuatro elementos de la naturaleza deben estar representados en el altar:

+ El aire o viento se representa mediante el tradicional papel picado, que suele ser de diversos colores y con imágenes típicas de la festividad. Representa la alegría festiva.

+ Las velas son las encargadas de simbolizar el fuego o la luz. Es común usar cuatro cirios para representar una cruz con los cuatro puntos cardinales.

+ Para representar el agua se suele dejar un vaso de agua, para calmar la sed del difunto. También se colocan vasijas con agua, que simbolizan los cenotes, las formaciones naturales de agua que para los mayas eran entradas al inframundo.

+ Por último, la tierra. Esta se representa con frutos, semillas y hierbas que la madre naturaleza aporta. Por supuesto, no pueden faltar semillas de maíz y cacao, así como hierbas aromáticas tradicionales mexicanas que aportan un olor especial al altar: laurel, tomillo, mejorana, romero, clavo de olor, manzanilla... que pueden ponerse tanto en forma de hierba como en infusión o té.

Otros componentes que no pueden faltar en un altar de muertos

La tradicional flor de Cempasúchil se utiliza preferentemente para adornar el altar, pero además tiene varios significados. Se suele dejar un camino de pétalos de cempasúchil, con el fin de ayudar a guiar a las almas. Además, sus colores también tienen significado: las naranjas, las más usadas, simbolizan la tierra, las blancas el cielo y el cempasúchil morado se utiliza como señal de luto y para limpiar el lugar de malos espíritus. Otras flores que se utilizan como adorno son la nube y el amaranto o moco de pavo.

Elementos como el agua, la sal, los pétalos de flor de Cempazúchitl (flor de los muertos), el incienso (copal), el papel picado de colores, la luz de velas y, por supuesto, el pan, toman un significado más profundo y místico, ingredientes en nuestro ofrecimiento que nos ayudan a invitar, proteger y encaminar a las almas de los seres queridos hasta el hogar donde descansa cada ofrenda y después, en su camino de regreso.

La comida favorita, es servida en el altar, se llena de frutas, postres, platillos, pan dulce, calaveritas de azúcar, agua, café, ponche, té, brandy, cerveza, tequila y mezcal, todo a manera de ofrenda, haciendo una recepción para nuestros amados seres, que descansan en paz y que ese día regresan a compartir unas horas al mundo terrenal, donde su familia les recuerda con amor.

Se unen familiares y amigos en momentos de oración, crónicas, sonrisas, lágrimas y recuerdos, así las horas transcurren, incluso se visita o se realiza todo esto en el lugar donde reposa cada difunto. Durante esas noches y días se convivecon el alma de los seres amados, muchas veces incluyendo también la música, que entre flores y aromas arrancan, desde dentro, alguna lágrima.

Otro de los símbolos que no pueden faltar son las calaveritas, que simbolizan la muerte y pueden ser hechas de artesanía o bien de dulces: amaranto, azúcar y chocolate son las más comunes.

También en algunas regiones mexicanas se coloca un petate o mantel para que sirva como cama o mesa del difunto que visita e incluso una figura artesanal del perro xoloizcuintle, originario de México, para acompañar a los espíritus de los niños para que se sientan contentos ante el banquete.

Por último, muchas familias colocan bebidas en el altar, las que más le gustaban al difunto, como chocolate o tlascalate e incluso bebidas alcohólicas como rompope o tequila.

¿Y tú? ¿Vas a hacer tu propio altar para el Día de Muertos? Es una tradición muy bonita y especial... ¡Esperamos que te haya sido de utilidad este artículo!

Puedes leer más artículos similares a Aprende a hacer un altar para el Día de Muertos: niveles y simbolismo, en la categoría de Cultura en Diario Femenino.