Cuando ella gana más que él: ¿problemas para la relación de pareja?

La importancia de la igualdad en una pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Todavía queda mucho por hacer en materia de igualdad, pero es cierto que algo se está moviendo y que algo está cambiando. Hoy podemos ver cómo en una relación la mujer gana más que el hombre. Y es cierto que no es la situación más frecuente y que nos sigue sorprendiendo, pero al menos existe en algunos casos, que ya es algo. Y nos preguntamos... Cuando ella gana más que él, ¿hay problemas para la relación de pareja?

Cuando ella gana más que él en una relación 

Estamos de acuerdo en que no es lo más frecuente, pero en algunas parejas vemos cómo se difuminan los roles tradicionales asignados a hombres y mujeres en busca de una igualdad real que se materialice en el día a día y no solo en el papel. Y vamos un paso más allá, porque en algunos casos los papeles se han dado la vuelta por completo y es la mujer la que gana más que el hombre. ¿Qué ocurre en estos casos?

Que esta situación en la que ella gana más que él provoca más de conflicto en la pareja es evidente y resulta bastante triste tener que hablar de ello como algo extraordinario. Pero tampoco podemos obviar que el aspecto económico es uno de los más importantes en nuestra vida por mucho que digan que el dinero no lo es todo. Por supuesto que no lo es todo, pero parece ser que todavía el que tiene el dinero tiene el poder.

Y hablar de poder en una relación nos lleva de nuevo a la necesidad de igualdad. Porque la mayoría de las veces el poder se asimila al dominio y en esta situación, sea por parte del hombre o por parte de la mujer, empiezan los problemas para los dos. La perfecta imagen patriarcal del hombre que trae el dinero a casa y domina a su esposa sumisa a la que no se le permite tomar decisiones está aún muy fresca en nuestra memoria y, por desgracia, en nuestro presente.

Problemas para la relación de pareja si ella gana más que él 

Por eso cuando se le da la vuelta a la tortilla y es ella la que gana más que él nos sorprende. Y por eso también los problemas de pareja se multiplican para una pareja en la que la mujer lleva el peso económico. Como hemos advertido, aquí los problemas son para los dos.

+ Problemas para él

El hombre se siente fuera de lugar cuando su mujer gana más que él. Vivimos en una sociedad machista y resulta muy complicado que los comentarios de tus amigos y familiares no te afecten. Para ser sinceros, la mayoría del entorno de ese hombre que gana menos que su mujer lo entiende como un fallo.

Tampoco debería pasar nada porque sea la mujer la que más aporta a la economía del hogar o incluso porque sea el hombre el que se ocupe del trabajo doméstico, de organizar la casa, de la limpieza, de la compra, del cuidado de los niños...las mujeres lo llevan haciendo toda la vida y no pasa nada. ¿O sí? Pasa que el trabajo doméstico no está valorado como se merece y que, al margen de que se sigue considerando cosas de mujeres, el hombre que lo hace ve cómo su autoestima se resiente.

Puede que en principio ese hombre que está en una pareja en la que ella gana más que él o en la que ella trabaja fuera de casa crea que lo llevará bien. Pero pronto empiezan los problemas por sentirse poco hombre, por no cumplir su papel de cabeza de familia y por ver cuestionada su virilidad. Como decimos, la igualdad no resulta tan fácil en la vida real como sobre el papel.

+ Problemas para ella

Pero ella, la que mujer que gana más que su marido, también se encontrará con problemas en esta situación. Ella, al igual que él, también está fuera de lugar para los demás. De cara a nuestra sociedad machista está ocupando un lugar que no le pertenece, usurpando el poder del hombre, saliendo de su espacio para colocarse como una intrusa en un mundo de hombres.

La mujer que gana más que el hombre o que lleva el peso de la economía doméstica es también una mujer que, según la sociedad, prioriza su carrera profesional en lugar de su papel de madre. Porque la conciliación es un mito, para qué nos vamos a engañar. Y eso no se perdona, ni por el resto de los hombres ni por el resto de mujeres. Se encuentra en una situación antinatural según designios del patriarcado y tendrá que luchar contra ello.

Puede que esa mujer tenga suerte y tenga que lidiar solamente con los problemas de pareja derivados de un marido con baja autoestima, que se siente inseguro en ese papel que en principio no fue diseñado para ningún hombre. Y puede que al llegar a casa tenga que encontrarse además con un hombre resentido que se niega a asumir su papel y que además del trabajo fuera de casa tenga que ocuparse, como buena mujer hija del patriarcado, de las tareas domésticas.

La igualdad en las relaciones de pareja

Las aguas de la desigualdad no son seguras para que las navegue una pareja. El que más dinero gana, tiene el poder y el que tiene el poder, domina. Esto es lo que ocurre en la mayoría de los casos, que el poder se convierte en abuso y dominación, tal y como las mujeres han sufrido a lo largo de los siglos. ¿Ocurre esto en una pareja en la que ella gana más que él?

Ocurre. Y cuando uno domina al otro, la relación no puede ir bien. El desequilibrio económico es desequilibrio, al fin y al cabo y en una relación de pareja tiene que haber igualdad. Igualdad y reciprocidad, dicho sea de paso. Y también, por qué no, cierta compensación cuando esa desigualdad se produce de forma inevitable. Los problemas derivados de que uno de los dos ostente el poder y domine son de todo tipo.

Pero vamos a poner el foco de atención en la salud mental. En cómo la persona que está bajo el yugo de la otra porque es un mantenido o una mantenida pierde su derecho a decidir en cuestiones importantes de la relación. En cómo esa misma persona se va desdibujando al lado de su pareja. En cómo el amor por la otra persona se va apagando al mismo tiempo que se apaga el amor por uno mismo. Y en cómo esa persona, sea hombre o mujer, va perdiendo poco a poco su fuerza, su energía, su ilusión y su identidad.

Tampoco queremos dibujar un panorama aterrador en las relaciones en las que ella gana más que él. Tan solo esbozamos lo que las mujeres llevan sufriendo siglos y siglos. Pero no vamos a negar que existen parejas felices en esa situación, parejas que se aman y con la suficiente inteligencia y valentía como para saber que, independientemente del dinero, ambos tienen el mismo peso en su relación.

Puedes leer más artículos similares a Cuando ella gana más que él: ¿problemas para la relación de pareja?, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.