Temas de conversación para hablar con tu ex sin que sea incómodo

Todo lo que puedes (y lo que NO debes) hablar con la persona que fue tu pareja

Laura D
Laura D Periodista

Las relaciones, igual que empiezan, se acaban. Y es algo tan natural como enamorarse. Hay parejas que duran para siempre, otras que duran mucho tiempo y otras que lo dejan al poco de empezar a salir. El caso es que a veces no sale del todo bien, y en lugar de pasarte toda la vida con una persona debes terminar la relación y afrontar una nueva etapa. 

Todos tenemos un ex en nuestra vida, y la forma de llevarse con él/ella depende mucho de la persona. Hay quien no quiere volverse a ver porque es lo mejor para ambos o porque nunca se puede ser amigo de una persona de la que estuviste enamorada. Sin embargo, otras personas mantienen una relación cordial con ellos, bien porque pertenezca al mismo grupo de amigos o bien porque les apetece seguir sabiendo de una persona que fue importante en su vida.

El encuentro con tu ex por primera vez después de dejarlo suele ser una situación bastante incómoda. No sabes de qué hablar, tienes miedo a meter la pata, a remover cosas del pasado o a que haya silencios  incómodos. ¿Te preocupa ese momento? ¡No le des más vueltas! En Diario Femenino hemos seleccionado algunos temas de conversación para hablar con tu ex sin que sea incómodo. ¡Mira, mira! 

¿De qué puedo hablar con mi ex?

Ante todo, debes tener claro que habéis tenido un pasado juntos, sabéis cosas el uno del otro y habéis compartido otras cuantas. Esto no significa pasarte todo el rato recordando eso (de hecho, debes evitarlo) pero ignorar preguntar por la familia que conoces tampoco es acertado. Así que el primer tema de conversación será, sin duda, la familia. ¡Pero no te pierdas todos los demás! 

+ La familia

Si has tenido la suerte de conocer a la familia de tu expareja, lo suyo es que lo primero que hagas sea preguntar por sus padres, abuelos, hermanos, tíos... Preguntar cómo les va todo o por aquel proyecto del que sabías cuando estabais juntos dará pie para empezar a poneros un poquito al día. 

Lo bueno que tiene este tema de conversación es que podrás contar lo que quieras, tanto si tienes mucha confianza como si no te apetece compartir mucho con él. Puedes profundizar más (contando más cosas de tu familia, de lo que habéis hecho, de los planes que podáis tener) o hablar nada más que de lo esencial.

+ Problemas que te haya contado en su momento

Es posible que, en su momento, te contará algún problema que estaba viviendo él o algún miembro de su familia. Por ejemplo, una prueba médica o una preocupación laboral. Preguntar por cómo va ese tema o en qué estado se encuentra dará la sensación de que te acuerdas y preocupas por él pero de una manera cordial.

+ Ámbito laboral

Por supuesto es otro de los temas básicos que no debe faltar a la hora de ponerse al día con un exnovio: el trabajo. ¿Cómo va el ámbito laboral? ¿Ha habido cambios? ¿Está contento? ¿Le han cambiado de departamento? Tanto este como los temas anteriores te servirán no solo para preguntarle a él sino también para contar tú.

+ Objetivos que tenía

Nunca está de más preguntar por los objetivos a medio o largo plazo que tenía. ¿Quería sacarse un curso de algo? Puedes preguntar si al final pudo sacárselo, aunque debes tener cuidado. Si la persona no ha evolucionado ni logrado muchos objetivos quizá parezca que les estás queriendo resaltar que no ha avanzado. Toca con cuidado este tema si ves que se siente incómodo.

Otra solución puede ser contar desde tu propia experiencia: "¿Te acuerdas que siempre quise sacarme el curso de buceo? ¡Al final lo conseguí! Estuve un par de meses… " Esta puede ser una manera de que él también se lance a hablar de cosas que ha hecho en este tiempo.

+ Ponle tú también al día

En este punto debes tener en cuenta que no se trata de acaparar absolutamente toda la conversación. El objetivo es que si ves que tu ex está un poco cortado puedes coger tú el rumbo de los temas para hablar. Por ejemplo, puedes contarle sobre los viajes que has hecho o sobre tus próximos destinos. 

+ Amigos en común

Como te decíamos al inicio, las personas que tenéis en común suelen ser un buen punto para comenzar una conversación. Puedes hablar de la última vez que has visto a ese amigo, o de esa noticia en referencia a ellos que te ha dejado impactada. 

+ Refuerza positivamente

Para ayudar a que el espacio sea cómodo entre ambos la otra persona debe sentirse a gusto. Por eso, cuando te esté contando algo, no te calles sin más y te cruces de brazos. Asiente con la cabeza y refuerza positivamente con frases como: "¡Qué guay! Me alegro mucho, de verdad", "qué alegría que te vaya tan bien". No es cuestión de ser falso (entendemos que si has tenido ciertos cariño a esa persona te puedes alegrar porque le vaya bien en el trabajo) sino de hacer algo más cómoda la conversación entre ambos.

Temas de conversación que NO debes sacar bajo ningún concepto con tu ex

Al igual que te gusta tener presentes ciertos temas de conversación que puedes sacar cuando te encuentres a tu ex, es importante conocer otros temas que bajo ningún concepto podrás hablar. De hacerlo, la tensión se instalará en el ambiente y no os sentiréis cómodos ninguno de los dos.

+ Nuevas relaciones

Venga, demos por sentado que te llevas genial con tu ex, que os habéis encontrado varias veces y que la cosa ha ido bien (sin pretender que vaya a más). Aunque esa situación idílica se dé, jamás vas a quererle preguntar o contar sobre las nuevas relaciones que puedas tener o que él pueda estar teniendo. Es incómodo. Quizás, más adelante, en una reunión de amigos se dé la oportunidad de que presentéis a vuestras nuevas parejas pero sacar esos temas con una persona con la que compartiste cama… No suele ser buena idea.

+ Recordar mucho sobre vuestro pasado juntos

Se puede hacer mención a algo anecdótico que vivisteis juntos o, como te contábamos antes, para recordar o preguntar algo que nos habíamos contado ("cuando nos fuimos a Dublín fue cuando operaron a tu padre, ¿cómo está?") pero lo cierto es que recordar viajes y momentos felices no será muy acertado por dos motivos. En primer lugar, nos hará remontarnos a una época que, quizás, nos transmita nostalgia y podemos confundir sentimientos. 

Y, por otro lado, también podemos estar confundiendo a la persona que tenemos enfrente. Incluso enfadarle porque no se explique el fin de la relación si no hacemos más que recordar momentos felices de cuando estabais juntos. ¡Ahórrate malentendidos! 

+ Buscar culpas

Al igual que recordar cosas de cuando estábamos juntos puede confundir, buscar y echar culpas puede hacer mucho daño. Después de dejarlo no se deben buscar culpables por los que la relación no funcionó. Tampoco debes echar en cara el comportamiento de tu pareja en ciertas situaciones. Por ejemplo: "estabas tan enfadado que ese año no me felicitaste por el cumpleaños". Eso no hará más que hacer daño y remover el pasado.

 

Si buscas que la conversación fluya y ambos os sintáis cómodos es mejor evitar estas últimas situaciones y escoger los temas que te hemos comentado unas líneas más arriba. Siguiendo estos consejos, ¡lo conseguirás seguro!