Temas de conversación para ligar en la playa o piscina: tips infalibles

Técnicas para acercarte a esa persona en quien te has fijado

Laura García
Laura García Periodista

Cuando hace calor todo el mundo acude a las playas y a las piscinas para pasar de la mejor manera posible las altas temperaturas. Sitios perfectos, dicho sea de paso, para ligar un poquito si es que no tienes pareja. Sin embargo, es normal que no sepas por dónde empezar, qué hacer en esas situaciones o qué decirle a la persona en la que te has fijado. 

Lo primero que debes tener en cuenta es que con vergüenza no harás absolutamente nada. No empezarás a hablar con nadie, no tendrás temas interesantes y, por tanto, no seducirás a esa persona. Si tu objetivo es este, deja la vergüenza en casa. Debes tener presente es que el NO ya lo tienes y, cuando te acercas a dar conversación a alguien, las personas suelen ser amables (independientemente de que quieran ligar contigo o no). 

Dicho esto, solo queda entrar en materia y hacer un buena lista de tácticas y temas de conversación para ligar en la playa o en la piscina y, sobe todo, ¡conseguir tu objetivo! ¿Te atreves a hacerlo? No te preocupes, porque en Diario Femenino vamos a ayudarte a pasar este momento de forma agradable, divertida y muy entretenida. 

¿De qué puedo hablar para ligar en la playa o en la piscina?

+ La discusión entre amigas

Consiste en crear una pequeña discusión entre amigas sobre un tema controvertido. Por ejemplo: "mi amiga dice que se liga mucho leyendo y yo digo que eso ya no se lleva". La idea es acercarte al objetivo y proponerle que participe en la discusión. "Mira, mi amiga y yo estamos recabando información sobre esto. ¿Tú qué opinas?" La verdad es que puede parecer un tema algo absurdo pero te sorprenderá la cantidad de conversaciones que puede llegar a desencadenar.

+ Las palas

Por todos es conocido que a la playa se va a leer, a tomar el sol, a bañarse y a jugar a las palas. Una buenísima táctica para ligar... ¡Lo decimos por experiencia! Si manejas el juego bastará con golpear un poco la pelota hacia la toalla que quieres y ponerte a hablar cuando vayas a recogerla: "Perdona… El día que maneje bien el juego..." De verdad, las palas son atractivas por naturaleza. Además, si te consideras atrevida siempre puedes ir un paso más allá. Si un chico se te queda mirando puedes preguntarle si quiere jugar. ¡Caña lanzada!

+ Dale la vuelta a las palas

Sé tú el árbitro. Al igual que tú puedes jugar a las palas, hay mucha gente que hace lo mismo. Si ves a un par de bombones jugar siempre puedes ponerte con ayuda de tus amigas a arbitrar el partido: "punto para él", "vamos, ¡dale!" Las risas están aseguradas y quizás, de esta forma, también te asegures un número de teléfono.

+ Has perdido algo

Cuando queremos se nos da muy bien hacernos las despistadas, así que esta es tu oportunidad de oro para sacar a relucir todo lo aprendido. La táctica consiste en ir caminando con una pulsera, una goma o un pareo y que se te caiga sin darte cuenta justo delante de donde quieres. Tu objetivo se dará cuenta de que se te ha caído y te llamará la atención para decírtelo. Es tu oportunidad para aprovechar, darle las gracias y decirle lo importante que es para ti eso que casi pierdes. "Venga, te invito a tomar algo. De verdad que te lo agradezco mucho", le puedes decir. ¡El resto será coser y cantar! 

+ No soy de aquí

A pesar del tiempo que tiene este tipo de conversación sigue dando un resultado de 10 y es que el pedir recomendaciones para salir de fiesta en un lugar que no conoces nunca está de más. "Perdonad, ¿sabéis sitios para tomar una copa por la noche. No somos de aquí y nos gustaría salir hoy…", puedes decir. Además de llevarte buenas recomendaciones, siempre puedes dejar caer lo siguiente: "y vosotros, ¿por dónde vais a salir?"

+ Perdona, ¿nos haces una foto?

Sin duda una de las tácticas más antiguas. Hay que reconocer que cuando un grupo te pide una foto y, además, te han estado mirando un rato antes... ¡Todo el mundo se da cuenta! ¿Será un acercamiento? Bueno, es bastante probable. Como te imaginas, la idea consiste en pedir a un grupo cercano que te haga una foto a ti y a tus amigos/as. A partir de ahí todo depende de lo atrevida que seas ya que bien puede derivar en un agradecimiento, preguntarle por su nombre o incluso decirle si quiere hacerse una foto contigo. Si consigues esto último recuerda que luego debes pasarle la foto vía WhatsApp... 

+ ¿Puedes echar un vistazo a mis cosas? 

Cuando vas a la playa, más de una vez te habrán pedido o habrás pedido a un grupo de al lado que echen un vistazo a las cosas mientras tú y tus amigas os bañáis. La técnica ahora consiste en decírselo al chico o a los chicos que te han gustado. Eso sí, debes fiarte un poco de ellos (no los conoces pero, por lo menos, que te den buena impresión) y puedes aprovechar no solo para decirles que cuiden vuestras pertenencias, también para ponerlas allí donde están tumbados. Así, cuando salgáis del agua, ¡estaréis bien posicionadas! 

+ El chiringuito, la clave

En toda playa hay un chiringuito que merece la pena y cuyas barras están llenas de cervezas, mojitos, bebidas... Y chicos. Este es, sin duda, un buen lugar para refrescarse tanto por la mañana como por la tarde, y un buen sitio para ligar. Para acercarte a alguien puedes mirar la cerveza (o la bebida que tenga) y decir: "perdona, ¿qué cerveza tienen aquí?" o si está con un cóctel puedes preguntarle si está bueno. A partir de ahí, la conversación surgirá sola. 

+ El flotador perdido

Con las olas del mar o el despiste de un día de calor en la piscina es fácil que nuestra tabla o nuestro flotador se aleje y no seamos capaces de cogerlo a tiempo. Si apuntas bien y haces que vaya hacia donde quieres solo tendrás que gritar: "¡Perdona! ¿Puedes cogerlo para que no se vaya más allá?". Ya tienes el enganche perfecto. Ahora solo te queda acercarte de la forma más digna posible y seguir la conversación. "Es que estos días como está agitado el mar no he parado de perseguirlo… ¿Tú llevas muchos días aquí?", puedes decir. 

+ Los niños siempre son una excusa

Estando en la piscina es muy normal que haya niños que revolucionen el agua, que salten, griten y hagan tonterías. Una mirada a tiempo y un comentario sobre lo que hacen o dejan de hacer te dará pie a mucho más. Imaginemos la situación:

- Tú: "No paran, no se cómo tienen tanta energía".

- Él: "Ya, la verdad es que sí".

- Tú: "Mis sobrinos son iguales. Me tienen agotada"

- Él: "Los niños son siempre así..."

- Tú: "¿Tú tienes sobrinos? ¿Hijos?"

+ La falsa apuesta

Todos hemos tenido que enfrentarnos alguna vez a la típica apuesta en la que te toca acercarte a un grupo y hacer o decir cualquier cosa. Pues bien, esto se trata de crear una falsa apuesta. Acercarte al chico y decirle que tus amigas te han retado a estar hablando con él 10 minutos y tiene que ayudarte a conseguirlo. Cualquiera medianamente simpático te ayudará y seguirá el juego en ello, así que intentará darte conversación por todos los medios sin saber que, en realidad, es una técnica para saber un poco más de él. Cuando consideres que habéis terminado, añade una cosa más: "Otra de las cosas que tenía que cumplir era darte mi número". En su mano quedará escribirte... 

 

Con estos temas de conversación estamos seguras de que conseguirás pasar un verano de lo más divertido y, además, con un punto de pasión y de amor... ¡Anímate! Y tú, ¿tienes alguna técnica para ligar en la playa o en la piscina?