8 consejos para sobrevivir a la cena familiar de Navidad

Trucos para soportar correctamente las fiestas

María Fernández

La Navidad es ¿blanca? ¿dulce? ¿bonita? Ni de broma. Quien diga que no cambiaría nada de la Navidad, miente. Tu tío que no deja de preguntarte por tu nuevo novio, la voz chillona de tu sobrina cantando villancicos, el empacho que te dura varios días... Te damos 8 consejos para sobrevivir a la cena familiar de Navidad.

1. Llévate a un amigo

Dicen que la unión hace la fuerza. Si te llevas a un amigo, tu familia se cortará un poco (o eso esperas). Eso sí, deja claro que se trata solo de un amigo. En caso contrario, los rumores del día después serán mil veces peores que cualquier cena insoportable de Navidad.

Vía Tumblr

2. Ten ibuprofeno siempre cerca

Te salvará de los juegos insoportables de los niños, de las canciones de Nino Bravo de tu cuñado...

Vía Giphy

3. Cómprate un vestidazo

Al menos tendrás algo a lo que agarrarte para tener ganas de quitarte el pijama y acudir a esa cena familiar de Navidad. Un minivestido y unos taconazos que muestren tus mejores atributos, te ayudarán a salir de tu habitación con orgullo y ganas.

Vía Giphy

4. Descarga un buen juego en tu móvil

Cuando flanqueen tus fuerzas y pienses que no vas a sobrevivir, ya sabes con qué entretenerte. Un buen juego en el móvil te salvará la noche. 

5. Hínchate a comer

Un día es un día y, al menos si te empachas, tendrás una excusa real para poder irte a tu habitación y no soportar más a tu familia.

6. Ignora a tu familia

Este consejo es principal. La estrategia es sencilla: cada vez que te hagan una pregunta incómoda (cuándo será la boda, cuándo nos presentarás a tu pareja, cuándo te van a ascender...) métete comida en la boca. Así, no podrás hablar.

Vía Giphy

7. Como último recurso: Bebe

Ojo: emborráchate durante la cena, no llegues ya borracha porque hay que dar algo de buena impresión.

Vía Tumblr

8. Como último recurso II: Vete de viaje, muy lejos

Ups, ¡qué casualidad! Tenía comprado un viaje para esta fecha desde hace mucho tiempo. Es una pena que no vaya a poder asistir a la cena familiar. Cualquier destino es bueno para huir de la cena familiar de Navidad. 

Vía Tumblr