Carta de amor a una persona enferma: unas palabras de aliento

¡Es muy bonita!

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo hacer una carta de amor a un enfermo

Está claro que todos necesitamos cariño, pero es en los momentos difíciles cuando más evidente se hace esa necesidad de sentirnos amados, queridos y de no sentirnos solos. La enfermedad es de esos inconvenientes vitales a los que casi nadie escapa, así que no vendría mal solidarizarnos con las personas enfermas y darles lo que necesitan.

Y como no podemos darle un tratamiento médico, lo único que podemos hacer es aliviar su dolor expresando nuestros sentimientos y haciéndoles saber cuánto les queremos. Qué mejor forma de decir lo que sentimos que en una carta de amor.

Para aliviar un poco el dolor, para paliar la angustia, para que no se sientan solos y para que no tengan miedo, pero también porque sabemos que el amor lo cura todo y que con amor, la recuperación es más rápida, hemos escrito esta carta de amor a una persona enferma.

Ejemplo de carta de amor a una persona enferma

Hola, corazón:

Sé que no estás pasando por el mejor momento, sé que está siendo muy difícil y por eso me he decidido a escribirte esta carta, que es una declaración de amor. Porque te quiero y eso es algo que debes saber. Y espero que al saber que te necesito a mi lado, como siempre has estado, encuentres esas fuerzas que has perdido con tanto sufrimiento.

Porque sé que has sufrido y estás sufriendo y comparto ese dolor. Si acaso se te olvida, quiero recordártelo, que estaré aquí mismo a tu lado en todo momento hasta que esto termine y vuelvas a tener ganas de sonreír. Entonces seguiré a tu lado y me ocuparé de que sonrías, de que disfrutes del sol, de los cafés entre amigos, de las compras y de los bailes.

Y es que prefiero mirar al futuro, porque el presente es oscuro. Pero vamos a superar este presente juntas, a convertirlo en pasado, lo más borroso posible hasta que estos días horribles sean solo una anécdota. Mientras tanto, mientras llega el futuro, intentaré ocuparte los días con un poquito de alegría cada día.

Pero te pido algo, corazón, te pido que seas fuerte, que mantengas la esperanza y que sigas luchando para que todo vuelva a su lugar. Sé que lo conseguirás, sé que tienes ganas de levantarte, de salir a la calle, de ver el sol y hasta de mojarte en una tormenta. Y yo estará a tu lado.

Te quiero.