Cómo mantener el amor de pareja vivo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tu pareja puede no ser para siempre

No es tan fácil como lo cuentan. Esas relaciones estables y felices llevan detrás un gran esfuerzo por mantener el amor de pareja vivo. Un amor que se desgasta si no se cuida o, también, si se dan por sentadas demasiadas cosas. Es importante no dar por sentado que tu pareja estará contigo para siempre y evitar caer en la rutina. Más que nada para que no te lleves sorpresas, y porque eso hará que cada día tengas que dar lo mejor de ti a la relación, que cuides eso que habéis empezado a construir juntos y que mimes a la otra persona como si fuera el último día que pasáis juntos.

En el amor: ¡prohibido dar por sentado nada!

Una relación de pareja no viene con una garantía de por vida que puedas sellar. Ni siquiera te pueden asegurar su "uso y disfrute" por cinco años o por algún tiempo determinado. El factor sorpresa está ahí planeando sobre la relación para bien o para mal, así que será mejor que no des por sentado nada y mucho menos que tu pareja estará contigo para siempre.

Porque esa persona estará contigo para siempre si ambos os esforzáis por mantener el amor de pareja vivo, si ambos cuidáis la relación, si ambos apostáis por vuestra historia y, también, si ambos tenéis suerte y las circunstancias sentimentales os sonríen. Con esto queremos decir que son muchos los factores que determinan la felicidad y la estabilidad de una pareja, que algunos están en tus manos, otros en manos de tu pareja y otros más en manos de la vida.

¡Sí, se puede mantener el amor de pareja vivo! 

Hay algunos motivos por los que no deberías dar por sentado que tu pareja estará contigo para siempre y que te ayudarán a recorrer el camino de la vida al lado de tu media naranja:

1 Para no caer en la inercia. Existen las relaciones de pareja por inercia y pueden durar para toda la vida, pero no es una relación saludable porque no se mueve por amor.

2 Para no llevarte sorpresas. No queremos ser agoreras, pero muchas parejas se rompen. Si quieres sufrir menos en la ruptura, será mejor que cuentes con la posibilidad de un final. Quizás ahora si en estos momentos estáis pasando por una fase buena, es mejor que aparques ese pensamiento en tu cabeza, pero que lo tengas ahí por si en un futuro te tuerce algo. 

3 Para seguir esforzándote. Si estás convencida de que tu pareja siempre va a estar ahí, dejarás de esforzarte por la relación. Ya lo has conseguido, ya no tienes que trabajártelo más y eso es un error. Eso sí, fíjate que el esfuerzo sea recíproco.

4 Para sorprenderle. Mantener la incógnita de hasta cuándo durará la relación es un aliciente más para sorprender cada día a tu pareja con alguna muestra de amor: una caricia, un beso o una cena improvisada sobre o bajo las sábanas.

5 Para no olvidar que es tu pareja. La actitud de tener garantizado el amor para siempre te puede llevar a tener una relación en la que no seáis pareja, sino compañeros de piso mejor o peor avenidos.

6 Para revivir el enamoramiento. Si no te acomodas en la relación, podrás revivir ese enamoramiento del principio cada cierto tiempo. Sería como volver a empezar cada vez que el amor sufra un bajón.

7 Para mantener tu independencia. No puedes pensar que esa persona va a estar contigo para siempre, porque de esa forma no te preocuparías por mantener tu independencia y tu personalidad.