Agua fría o agua caliente, ¿qué es mejor para ducharse?

Todo depende de lo que busques con la ducha

Beatriz Martínez

Hoy vamos a intentar resolver la cuestión ¿Es mejor una ducha de agua fría? ¿O es mejor una con el agua bien caliente? Esta es la pregunta que muchas nos hacemos a diario. La respuesta, según afirman los dermatólogos, está en lo que se pretenda conseguir con la ducha. Ya sea por la mañana antes de ir al trabajo o por la noche antes de acostarte, el caso es que la temperatura del agua influye y mucho en nuestra piel y en nuestra mente. Veamos más de cerca las ventajas de bañarse con agua fría o de hacerlo con agua caliente. 

Propiedades de las duchas de agua caliente

  Ducha agua caliente

+ Si eres de las que prefiere una ducha de agua bien caliente, has de saber que te será de gran ayuda para aliviar dolores musculares así como para hacer frente al temido insomnio. Por otro lado, el vapor del agua caliente elimina la congestión de las vías respiratorias, perfecto cuando se trata de aliviar los síntomas de los resfriados.

+ El agua caliente abre los poros de la piel, eliminado así las toxinas y las células muertas presentes en el cuerpo. Hay quien se atreve incluso a afirmar que las duchas de agua caliente son un método idóneo y muy natural para eliminar la celulitis, ¿por qué no probarlo?

Ventajas de ducharse con agua fría

+ Si tu intención es ganar un extra de energía, por ejemplo, para enfrentarte a una dura jornada de trabajo, nada como empezar el día con una ducha de agua bien fresca. Tu mente y tu cuerpo se activarán al cien por cien.

+ Otra de las ventajas de las duchas de agua fría está en la mejora de la circulación y en una piel más fresca, más saludable y mucho más tersa, en definitiva, la estética de la piel se ve favorecida y la circulación activada plenamente.

+ En cuanto al cabello, el agua fría aporta brillo y fuerza, además de lograr hacer frente a la grasa y la sequedad del pelo. El agua caliente, por el contrario, propicia la aparición de sebo al abrir los poros y activar las glándulas sebáceas.

+ ¿Sabías que hay estudios científicos que afirman que ducharse con agua fría combate la depresión? El agua fría activa las funciones cerebrales y la producción de neradrenalina, una sustancia estimulante que contra resta el estrés, evitando así caer en posibles depresiones.

Volvamos ahora a la pregunta del principio, ¿es mejor ducharse con agua fría o con agua caliente? La respuesta, como ya habrás deducido, depende de lo que busques en concreto, o quizás la mejor solución sea una mezcla de ambas, agua fría para el cabello para que se vea radiante y agua caliente para el cuerpo para relajarnos y eliminar toxinas. O tal vez prefieras optar por el término medio (hay quienes opinan que es lo más sensato) y ducharte con agua templada. ¡Tú decides!