La relación de las ojeras y el embarazo

María José Roldán Prieto

Durante el embarazo la mujer puede experimentar cambios en todo su cuerpo, pero también en su piel algo que puede crear ojeras durante el embarazo. Los cambios hormonales que existen en el embarazo pueden causar las ojeras, además de los cambios de hormonas también existe un aumento de peso durante el embarazo acompañado con una mala digestión, ambas cosas contribuyen a que exista una circulación regular del oxígeno en la sangre.

Las causas de las ojeras durante el embarazo 

Todo ello causará una hiperpigmentación en la piel delgada de debajo de los ojos, algo que también hará que el resto de tu piel se vea demasiado pálida. Esto es una razón de por qué las ojeras se vuelven patentes durante el embarazo y contrastan tanto con el resto de la piel, por eso se ven más oscuras y más visibles cuando existe embarazo en la mujer.

Incluso si duermes lo suficiente y no tienes despertares nocturnos, tu cuerpo está ayudando a otro ser a crecer por lo que necesita gran esfuerzo, algo que te hará estar más cansada de lo habitual, siendo el agotamiento algo diario en ti. También y por si fuera poco, puede causarte la deficiencia de vitaminas y minerales  esenciales como las vitaminas A, B, C, el hierro y el ácido fólico, algo que también te puede provocar ojeras. La falta de todas estas vitaminas y minerales puede ser perjudicial porque son muy importantes para la regulación del crecimiento y desarrollo del bebé.

Todos los nutrientes que necesitas también tienen funciones especiales en la reparación de las células de la piel y del rejuvenecimiento, por lo que si tienes una deficiencia de nutrientes porque casi todos se los lleva el bebé y apenas quedan para ti, puedes encontrarte que los procesos de la piel no puedan estar funcionando adecuadamente dejando tu piel aún más fina y transparente con el resultado de que tus ojeras se verán mucho más.

Si tienes ojeras tendrás que preguntarle a tu médico acerca de suplementos de vitaminas y minerales adecuados durante el embarazo para poder ayudar a tu bebé en su desarrollo y crecimiento y también para que no te falte nada a ti. Recuerda estar siempre bien hidratada bebiendo mucha agua para que tus ojeras no se vean agravadas.