Carta de tu ansiedad para ti

La ansiedad quiere dejarte claras algunas cosas pero, ¿le vas a hacer caso?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Todo lo que debes saber sobre la ansiedad

A veces no la comprendes, a veces no te comprendes ni a ti misma, ¿por qué tienes ansiedad?, ¿debes convivir con ella el resto de tu vida o puedes alejarla de ti? Sufrir ansiedad es una batalla continua a la que cada vez más personas tienen que enfrentarse. Y en una batalla es fundamental conocer al enemigo, pero la ansiedad tiene mil caras y cada vez te presenta una distinta. Esta vez tenemos una carta de tu ansiedad para ti, una carta de la que puedes aprender.

Lo que quiere decirte tu ansiedad

Cómo superar la ansiedad

Querida amiga,

No sé por qué te empeñas en alejarme de tu vida, cuando yo no estoy dispuesta a renunciar a ti. ¿Recuerdas la primera vez que nos conocimos? Te dijeron mi nombre en el hospital: Ansiedad. Tú creías que ibas a morir, estabas aterrorizada porque no sabías qué estaba pasando en tu cuerpo y en tu mente, perdiste el control y todo lo veías como en otra dimensión. Esa era yo, que aparecí en tu vida de la nada, por sorpresa. Y aquí sigo a tu lado tanto tiempo después.

Te habrás dado cuenta que es muy difícil despistarme, que a veces piensas que no estoy y de pronto vuelvo a aparecer. Siempre por sorpresa, me gusta así, me gusta sorprenderte. Reconoce que a veces también me ves llegar de lejos, cuando rompiste con tu pareja, cuando te quedaste sin trabajo o cuando tu amiga se puso enferma.

Cuando aparece la ansiedad

Las consecuencias de la ansiedad

Otras veces me sientes muy cerca, sabes que estoy ahí dándote la mano en las noches de viento, cuando te subes a un ascensor, cuando tienes una presentación de trabajo, cuando vas al dentista o al ginecólogo, cuando te invitan a una cena con mucha gente, cuando te sientas a la mesa en una comida familiar o cuando te subes a ese tren.

Estoy ahí siempre, alterándote las pulsaciones, haciéndote sudar y temblar, no dejándote respirar. Pero, tranquila, que yo soy como Dios. Ahora ya sabes que la ansiedad aprieta pero no ahoga. Estoy cuando se te duermen las manos, cuando se te agarrotan los músculos, cuando te duele la cabeza, cuando no puedes dormir, cuando te obsesionas con algo, cuando no puedes pensar con claridad. Cuando estás agotada y tienes miedo, también estoy ahí. Te acompaño en los peores momentos, no sé por qué te quieres deshacer de mí.

Cómo alejar la ansiedad de tu vida

Tú puedes superar tu ansiedad

¿No encuentras la forma de que me marche de tu vida? En el fondo sé que lo conseguirás porque eres más fuerte que yo, aunque aún no te has dado cuenta. Un día te levantarás más descansada que de costumbre, al siguiente volverás a creer en ti misma, al otro aprenderás a relativizar, un día te convencerás de que te mereces ser feliz y, al otro, lo sé, empezarás a sentirte tan fuerte que puedes con todo. Y el día que recuperes tus sueños y te levantes dispuesta a perseguirlos, ese día me habré ido para siempre.

Tu ansiedad