Dieta para la ansiedad: alimentos que relajan

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Sabemos perfectamente que una dieta sana y equilibrada mejoraría considerablemente nuestra calidad de vida. Lo sabemos, pero la mayor parte del tiempo no lo tenemos en cuenta. No deja de ser un error no prestar atención a la alimentación, ya que podría ayudarnos a superar los trastornos de ansiedad.

Y es que la ansiedad y la comida están muy relacionadas, no solo en forma de todos esos malos hábitos alimentarios que derivan de la ansiedad, como comer compulsivamente para intentar calmar los nervios. Determinados alimentos ayudan a relajarnos y mantener un estado de ánimo más positivo. Descubrimos la dieta para la ansiedad.

Los nutrientes que necesitamos para la ansiedad

Nervios, palpitaciones, insomnio o dolores musculares son algunos de los síntomas de la ansiedad, además de una constante preocupación vital que nos impide disfrutar de la vida. Sin dejar de lado los tratamientos médicos correspondientes para superar la ansiedad o incluso la infinidad de terapias alternativas contra los nervios, podemos encontrar cierta calma en nuestra dieta.

Para mantener a raya la ansiedad debemos centrar nuestra dieta en tres elementos: el magnesio, el triptófano y la vitamina B. El magnesio actúa como relajante y lo hace directamente sobre el ritmo cardiaco, algo que es especialmente eficaz en el caso de la taquicardia, tan característica de la ansiedad. Por su parte, el triptófano, siempre y cuando cuente con suficiente vitamina B en el organismo, actúa sobre la producción de serotonina, lo que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y a calmarnos en las situaciones de más nervios.

Los alimentos más relajantes

- Alcachofas, espinacas, soja y plátano son muy ricos en magnesio.

- Legumbres y productos integrales aportan una gran cantidad de vitamina B, así como los copos de avena y la levadura de cerveza.

- Pescados, huevos y piña garantizan el aporte que necesitamos de triptófano y tampoco pueden faltar los productos lácteos.

- Barritas de cereales y alguna pieza de fruta serán nuestros aliados para comer entre horas y no fomentar nuestro nerviosismo.

- Las verduras de color amarillo y también las de hoja verde contienen grandes cantidades de vitamina A que reducen el mal humor y la irritabilidad.

- La miel es nuestra baza para combatir el insomnio producto de la ansiedad. Es ideal para endulzar infusiones relajantes antes de ir a dormir, sin necesidad de utilizar azúcar.