Gestos que delatan a una persona desconfiada

El lenguaje corporal dice mucho de ti

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A veces las relaciones interpersonales se complican, se estancan o notamos ciertos fallos en la comunicación. No ocurre solo en las relaciones de pareja, sino en todo tipo de interactuaciones. Observar el lenguaje corporal puede ayudarnos entender qué tipo de persona tenemos delante y si tiene algún problema con nosotros. Descubre los gestos que delatan a una persona desconfiada, pero no te lo tomes como algo personal, puede que no confíe en nadie.

El lenguaje corporal de una persona desconfiada

Una persona desconfiada se caracteriza por un comportamiento gestual específico, que tienes que aprender a detectar. Así sabrás hacia dónde dirigir la conversación, porque ganarse la confianza de este tipo de persona es complicado. Hay que advertir que los gestos de una persona desconfiada en ocasiones son los mismos que los de una persona con baja autoestima, con problemas de ansiedad o con inseguridad.

También advertimos que si bien el lenguaje corporal supone un 65 % de la comunicación entre dos personas frente al 35 % de palabras, aunque no estamos ante una ciencia exacta porque el contexto de la situación y de la persona pueden alterar sus gestos por otros motivos. 

Los 9 gestos característicos de una persona desconfiada

1 En la primera toma de contacto te observa desde la cabeza hasta los pies, no para evaluar tu estética, sino tu grado de confiabilidad.

2 Como en principio nadie es potencialmente confiable para una persona desconfiada verás que se pone la mano en la barbilla mientras hablas. En algunos casos, este gesto denota interés. En este caso, sigue con la evaluación.

3 Puede que la persona desconfiada cruce los brazos a la altura del pecho en una actitud que dice claramente: "No me vas a engañar".

4 No debe extrañarte ver a esa persona elevar las cejas mientras estás hablando o incluso fruncirlas.

5 Si se toca ligeramente la nariz, su desconfianza hacia lo que el estás contando va en aumento.

6 La desconfianza provoca incomodidad y rigidez, por eso no es extraño ver a esa persona sentada con una postura muy erguida y las piernas cruzadas.

7 Atención a las manos de las personas desconfiadas que suelen estar con los dedos entrecruzados.

8 Si sus manos están jugando con su oreja o incluso su pelo revela diferentes cosas, como que está mintiendo o que quiere engañarte. Pero en el caso de las personas desconfiadas, este gesto significa que está finalizando su evaluación.

9 Y la evaluación será negativa si se agarra fuerte la nariz. No le has convencido, no confía en ti. En caso contrario, te dará un apretón de manos al despediros que indica una especie de pacto en el que se ha propuesto confiar en ti.

Pero en cualquier caso, las personas desconfiadas también tienen muchos gestos de nerviosismo, como tamborilear con los dedos o pisadas repetidas en el suelo aun estando sentados, que denotan cierta impaciencia e incomodidad por su propia desconfianza.