La forma de tus dedos de los pies revela tu verdadera personalidad

Pie romano, pie egipcio, pie griego… ¿Qué forma tiene tu pie?

María Fernández

La forma de tus dedos de los pies revela tu verdadera personalidad

Seguro que has visto este dibujo un montón de veces pero, ¿sabes qué significa? Y, lo que es más importante, ¿sabes qué tipo de pie es el tuyo y cómo influye en tu forma de ser? Puede que estos análisis no tengan demasiado rigor científico, pero son divertidos. Y, qué hay mejor en la vida que pasar un buen rato.

Por eso, desvelamos todos tus secretos con solo echar un ojo bajo tus zapatos. Descubre cómo la forma de tus dedos de los pies revela tu verdadera personalidad. ¿Estás preparado para descubrir el gran enigma?

El juego de los pies y la personalidad

Para empezar a jugar, fíjate bien el imagen superior. Ahora, quítate los calcetines y compara tu pie descalzo con los dibujos. ¿A qué pie crees que se asemeja más? ¿Quizá el número 1, que parece más estético? ¿O tu segundo dedo es el más largo de todo el pie? Quédate con el número y búscalo en la siguiente lista y… ¡voilà!

1 Pie egipcio: ¡Qué idealista eres!

Si tienes un pie egipcio, toma nota de tu personalidad

Si tienes el dedo pulgar más alto y el resto están en escalera, tienes un bello pie egipcio. Los pies con esta forma también se conocen como afilados (el motivo es obvio, ¿no?).

¿Y esto qué significa? Que siempre estás soñando, incluso cuando tienes los ojos abiertos. El hecho de que siempre tengas la cabeza en las nubes hace que tu manera de ver la vida sea muy especial: mucho más floreada, un poco de color de rosa y con mucho olor a nubes. No eres demasiado realista, y lo sabes. Pero, ¿qué más da? Si tú eres feliz así… En tu interior, tienes guardado un poco de rebeldía que aún no has explotado. ¡Cuidado! Saldrá a la luz en el momento más inoportuno.   

2 Pie cuadrado: Demasiado lógico, pero muy inteligente

Tu forma de ser si tienes un pie cuadrado

En el pie cuadrado todos los dedos tienen más o menos la misma longitud, lo que hace que el pie tenga aspecto cuadrado.

Si tienes este tipo de pie, te tenemos que dar la enhorabuena. O más bien, a tu madre y a tu padre por haber engendrado a una persona tan sumamente inteligente. Eres un perfecto estratega y siempre buscas revestir todas tus decisiones de razones muy lógicas. Tanto, que a veces te pasas. ¡Tienes la mente demasiado cuadriculada! No te vendrá nada mal salir de tu rectitud por un rato y soltarte un poco la melena.

3 Pie romano: La alegría de la huerta

Cómo eres si tienes un pie romano

El pie romano es un tanto curioso porque tiene el pulgar y los siguientes dos dedos del mismo tamaño. Los otros dos dedos parecen mucho más pequeños, en comparación.

Si siempre intentas llevar una sonrisa en la cara, eres definitivamente de los que tiene pie romano. Eres una persona entusiasta que siempre tiene ganas de emprender nuevos proyectos. ¿Nunca te cansas? Pero mucho ojo, porque tanto delirio te convierte en una persona demasiado efusiva. No pensar las cosas dos veces te puede llevar a hacer algo de lo que luego te arrepientas. Y, por otro lado, te damos un consejo: aprende a gestionar mejor el estrés o acabarás sufriendo las consecuencias de la ansiedad.

4 Pie griego: A espontáneo no te gana nadie

La forma de ser de aquellos que tiene un pie con forma griega

En el tipo de pie griego, el segundo dedo es más alto que ninguno. El pulgar queda más bajo y el resto bajan en escalera.

¡Cómo te gusta improvisar! La rutina te ahoga y los planes demasiado ceñidos te presionan y te dan miedo. ¿Escondes algún tipo de inseguridad que te hace temer una vida demasiado colocada? En cualquier caso, nadie podrá negar que eres una persona tremendamente creativa. Tu imaginación no tiene ningún límite, sobre todo cuando se trata de encontrar nuevos divertimentos. Que sepas que muchos te envidian, aunque no te lo digan.

¿Sabes lo mejor de esta información? Que no solo te puede servir para reírte un rato o conocerte mejor a ti misma, ¡sino para descubrir los secretos de la gente que te rodea! Ya sabes, la próxima vez que conozcas a alguien nuevo, pídele cortésmente que se quite los zapatos.

¿Qué tipo de pie tienes tú? ¿La descripción coincide con tu personalidad?