Cómo superar el complejo por tener la boca grande

Tenemos que comenzar por mejorar la seguridad en nosotras mismas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Acomplejada por tener la boca grande: cómo superarlo

Los complejos físicos que más se sufren están relacionados con aquellos rasgos más evidentes. Es el caso de un pecho grande, de estar gorda, de tener una nariz grande o unas orejas poco comunes. Y lo mismo ocurre con la boca, una parte del rostro imposible de evitar con la mirada. Descubre en nuestro diccionario de complejos cómo superar el complejo de boca grande.

El complejo de boca grande

No se trata de uno de los complejos más comunes, pero tener la boca grande puede acomplejar a muchas personas hasta el punto de perjudicarlas en sus relaciones sociales y sentimentales. Por ser uno de los rasgos más evidentes, estas personas acomplejadas creen que todos se centran en su boca en lugar de en su mirada en cualquier conversación.

Con el complejo de boca grande ocurre como con el complejo de nariz grande, que no es algo que se pueda disimular. La boca está ahí, acaparando el protagonismo en cualquier interactuación social y la persona acomplejada se siente incómoda cuando todas las miradas se dirigen a su boca. Nos preguntamos dónde está escrito que tener una boca grande es un defecto físico o un rasgo que afea el rostro.

Distinto es el caso si además de tener la boca grande, existen problemas dentales como unos dientes de color amarillento, alguna carencia de piezas dentales visibles o una dentadura irregular o torcida. Pero eso es otro complejo y, en ocasiones, otro problema de salud bucodental.

Cómo superar el complejo de boca grande

Cómo superar el complejo de boca grande

En cualquier caso, tener la boca grande ni es un defecto físico ni es un problema de salud. Si tan insegura te sientes con tu boca grande por lo que puedan opinar los demás, mejor fíjate en lo que opinan de las celebrities con boca grande como Julia Roberts o Angelina Jolie, que son consideradas dos de las mujeres más atractivas del mundo.

Para solucionar, que no es lo mismo que superar, muchos de los complejos físicos existe el recurso de la cirugía estética, pero reducir el tamaño de la boca implicaría modificar toda la estructura bucodental. Sí es frecuente, en cambio, la reducción de labios, aunque ahora mismo están mucho más de moda los labios gruesos. En cualquier caso, no somos partidarias de la cirugía estética porque no es un medio de superar un complejo, sino de ignorarlo.

Y es que cuando sufrimos algún complejo por un rasgo físico se debe a una peligrosa inseguridad en nosotras mismas. No gustarnos, no aceptarnos o criticarnos duramente por nuestro aspecto físico son los síntomas de una baja autoestima que puede llegar a perjudicarnos en todos los aspectos de nuestra vida.