Complejo de Electra: adorando a papá

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los progenitores son las primeras y principales figuras en las que nos fijamos. Es por eso que la relación que establecemos con ellos durante la infancia suele tener consecuencias en la edad adulta. El complejo de Electra es uno de esos complejos que deben quedar superados en la infancia. En nuestro diccionario de complejos también hablamos del complejo de Electra.

La figura del padre en el complejo de Electra

Como una especia de correlato en versión femenina del complejo de Edipo, aparece el complejo de Electra. Parece ser que todas las niñas sufren este complejo en algún momento de su infancia que consiste en mostrar excesiva admiración por el padre. Al mismo tiempo, la admiración por el padre, lleva a la niña a tener sentimientos negativos por la madre.

Como ocurre con muchos complejos psicológicos, este complejo de Electra toma su nombre de la mitología griega. Electra era la hija del rey de Micenas, Agamenón, que vengó la muerte de su padre asesinando a su propia madre. Este episodio trágico no tuvo tanta trascendencia como el de Edipo, pero para la piscología, ambos complejos los sufren todos los niños y niñas en algún momento de su infancia.

Las consecuencias del complejo de Electra

El problema con este tipo de complejos que surgen en la infancia y que se enfocan a la figura paterna o materna es arrastrarlos más allá de la infancia. Las niñas que no han superado el complejo de Electra se convertirán en adultas a la búsqueda incansable de un hombre ideal con las mismas características que su padre.

De ahí surge esa teoría de que muchas mujeres, a la hora de buscar pareja, eligen un novio que se parezca a su padre. Lógicamente no ocurre en todos los casos, pero sí es cierto que la relación que mantenemos con nuestro padre en la infancia puede llegar a marcar nuestra vida sentimental de adultas. Por buscar un hombre parecido o por buscar un hombre totalmente opuesto, el padre sigue la referencia a la hora de encontrar pareja.

Si a veces podemos relativizar esta presencia paterna en nuestra vida sentimental, en algunos casos no podemos abstraernos del todo. Surgen así, como consecuencia de llevar el complejo de Electra hasta la edad adulta, relaciones de dependencia, relaciones tóxicas que pueden poner en serio peligro nuestro equilibrio emocional.

Puedes leer más artículos similares a Complejo de Electra: adorando a papá, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.