Cuándo ingresar en un centro por depresión

Se hará cuando la depresión imposibilite la vida diaria

Laura Sánchez

Ingreso en un centro por depresión

La depresión es un trastorno emocional que afecta cada vez a más gente. Sus efectos sobre la salud física y mental son devastadores pero, lógicamente varía su intensidad según el tipo de depresión, según la causa y según la persona que la padece. Hay momentos en los que la enfermedad sube su intensidad y ningún tratamiento resulta efectivo para superarla. ¿Sabes cuándo es el momento de ingresar en un centro por depresión?

Las etapas de la depresión

La depresión va variando su intensidad de forma que nos encontramos distintos grados de depresión. Desde el estado depresivo que no es más que un periodo de tristeza sin explicación hasta la depresión crónica o la depresión más grave, con alto riesgo de suicidio. No obstante, existen una serie de etapas intermedias. El ingreso en un centro hospitalario psiquiátrico se hará cuando la depresión imposibilite la vida diaria.

Pero esto es algo muy difícil de determinar y, en la mayoría de los casos se suele esperar hasta que la depresión llega a ser insostenible y pone en peligro la integridad física de la persona que la padece. Esperar es un error, porque lo ideal es pedir ayuda médica ante los primeros síntomas de depresión. Una depresión que no se trata va paralizando la vida como si estuvieras atrapada en una tela de araña, cada vez más grande. Cada vez se hace más complicado salir de ella.

Por eso es importante que tanto la persona que sufre la depresión como las personas que la rodean estén atentas a las consecuencias de su trastorno emocional. Porque cómo afecta la depresión a la vida social, laboral y familiar también tiene grados. El punto para decidir el ingreso en un centro por depresión, no lo marca únicamente el riesgo de suicidio, sino el deterioro de la vida en general.

Ingresar en un centro por depresión

Pedir ayuda para superar la depresión

Hay algunas situaciones que pueden determinar el ingreso en un centro por depresión. Si los demás tratamientos para la depresión no han funcionado, si has perdido tu trabajo, si has llegado al punto de aislamiento social, si tu depresión va unida a problemas de drogas o alcohol, si tu depresión está poniendo en peligro tu vida o la de los demás o si has perdido por completo el control, son algunos de los motivos por lo que ingresar en un centro.

En cualquier caso, el ingreso en un centro psiquiátrico lo determinará el médico que trata tu depresión, porque no en todos los casos es lo más oportuno. El objetivo de un ingreso por depresión no es otro que llevar un seguimiento más cercano del trastorno. Por eso, si tu médico te recomienda el ingreso, no lo tomes como una situación sin remedio, sino como el inicio de tu recuperación definitiva.