Inestabilidad emocional: frena el camino hacia la depresión

Inestabilidad emocional, el camino hacia la depresión

Encontrar y mantener el equilibrio emocional parece la clave para evitar cualquiera de los trastornos psicológicos que por su carácter interior son tan difíciles de tratar. Pero una cosa es saber lo que necesitamos para evitar, por ejemplo, caer en una depresión y otra muy distinta es conocer el secreto para mantener controlada la inestabilidad emocional.

Aunque es una tarea difícil, la mejor manera de combatir la inestabilidad emocional es conocer a fondo a nuestro enemigo, su funcionamiento, sus causas y sus manifestaciones. Sólo así podremos estar preparadas y actuar ante los primeros síntomas para evitar sufrir una depresión.

Identificar la inestabilidad emocional

Aunque muchas veces nos atrevemos a catalogar de inestable a alguna persona a la que sencillamente no logramos entender, lo cierto es que la inestabilidad emocional es un trastorno importante que puede desembocar en una depresión. Por eso, lo primero que debemos hacer es identificar la inestabilidad emocional y despojarla de ese toque trivial y de escasa importancia que le solemos dar.

La inestabilidad emocional es un desequilibrio de estados de ánimo, un vaivén de sentimientos extremos que apenas se pueden manejar. Las personas que sufren desequilibrio emocional pasan en un segundo de la tristeza a la alegría, de la euforia al decaimiento o del compromiso más sincero al más absoluto desinterés. Cuando esta situación se da durante un tiempo prolongado, es frecuente que el resultado sea una depresión.

Porque la inestabilidad emocional puede llevar a la inseguridad debido a los vaivenes emocionales, a la frustración por no comprender los diferentes estados de ánimo, a la desilusión por la falta de interés y hasta a la pérdida del empleo, por la imposibilidad de mantener un compromiso durante mucho tiempo.

Tratamiento de la inestabilidad emocional

Cuando hablamos de inestabilidad emocional no estamos hablando de una tendencia en el carácter, sino de un trastorno psicológico en toda regla que debe ser tratado de inmediato porque puede romper la vida de la persona que lo sufre. Y no sólo porque pueda llegar a convertirse en una depresión, sino porque se trata de un problema que está rodeado de la incomprensión de los demás.

Es este factor de aislamiento social el que hace más peligrosa la inestabilidad emocional y el que aumenta el riesgo de depresión. Por lo tanto, la terapia psicológica es la mejor opción de tratamiento. Aunque evidentemente siempre hay actuaciones personales que pueden ayudar a reducir los efectos de esta inestabilidad emocional.

Pero para actuar sobre la inestabilidad emocional es necesario un ejercicio de honestidad extrema con nosotras mismas, de ser capaces de conocernos desde el interior y de observarnos con objetividad desde el exterior.

Laura Vélez  •  lunes, 15 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x